La oposición a Macri alerta del ajuste brutal que pedirá el FMI

El dólar vuelve a subir en medio del rechazo de los argentinos a la ayuda del organismo.

El dólar vuelve a subir en medio del rechazo de los argentinos a la ayuda del organismo.

Ángel Sastre - Tras el anuncio del presidente Mauricio Macri de acudir al FMI, los síntomas en Argentina a nivel macroeconómico eran positivos, pero las consecuencias todavía están por llegar, sobre todo para los bolsillos de los argentinos. En el mercado de cambios, el peso se depreció ayer otro 4% frente al dólar, que cotizó a 23,10 pesos. Mientras tanto, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, llegó a Washington para ponerse en contacto con el FMI e iniciar la petición de un crédito de 30.000 millones de dólares. Las condiciones de dichos acuerdos serán claves para el futuro del país. La diputada Elisa Carrió, de la alianza oficialista Cambiemos, adelantó que la tasa de interés podría ser del 4%, inferior a otros fondos internacionales; sin embargo falta por ver los ajustes que solicita el FMI.

Los principales partidos de la oposición criticaron ayer duramente la decisión de acudir a este organismo, al considerar que va a suponer un plan de ajuste «brutal», y exigieron saber las condiciones del organismo para otorgar el préstamo. Así lo expresaron a las puertas del Congreso en Buenos Aires. A pesar de la exigencia opositora, el acuerdo entre el Gobierno y el FMI (que se negociará en un mes y medio) no necesita el aval del Parlamento.

Precisamente la oposición esperaba obtener ayer un triunfo en el Congreso, donde se comenzó a debatir un proyecto opositor que busca poner freno a los fuertes aumentos en las tarifas de los servicios públicos como la electricidad y el gas, impulsados desde hace dos años por el Gobierno de Mauricio Macri y que ha llevado la inflación al 20%. De hecho, organizaciones de izquierdas y peronistas se apostaron desde temprano rodeando el Congreso para protestar por las subidas y, de paso, encararse al Gobierno tras el anuncio de nueva deuda internacional.

«El manual de políticas económicas del FMI son recortes de jubilaciones, pensiones, salarios, despido de empleados del sector publico... Tenemos derecho a saber dónde el Gobierno dijo, durante su campaña, que se iba a endeudar con el Fondo», subrayó Agustín Rossi, jefe del bloque de diputados del Frente para la Victoria (peronismo kirchnerista). Para Daniel Arroyo, del peronista Frente Renovador, el FMI «claramente lo que ha hecho siempre es mecanismos de ajuste de reducción brutal del coste fiscal» sobre el supuesto de que, después, la economía «va a empezar a derramar, cosa que nunca ha sucedido».

El oficialista Luciano Laspina reprochó en la sesión que «es duro» escuchar el discurso actual de aquellos que metieron al país «en un descalabro formidable» como fue el «congelamiento durante muchísimos años de las tarifas». Según revela una encuesta realizada por la consultora D’Alessio Irol-Berensztein, el 75% de los argentinos consultados considera inadecuada la posibilidad de volver a endeudarse con el FMI. Y todo a tan sólo un año para las elecciones presidenciales con un presidente cuya popularidad va en descenso. Sin embargo, ningún rival, ni siquiera Cristina Kirchner, aparece en el horizonte.

El anuncio de Macri dejó tocados a muchos argentinos, que se muestran más que escépticos ante el nuevo endeudamiento con un organismo como el FMI, el cual goza de muy mala reputación en Argentina. «Esto es un desastre, pero no me asusto, yo con 70 años lo vi todo, desde Alfonsín al corralito», decía ayer un quiosquero en Buenos Aires.