La Policía británica reclama cañones de agua para hacer frente a disturbios

La Policía británica pedirá al Gobierno que autorice la utilización de cañones de agua contra los ciudadanos en previsión de posibles futuras protestas resultado de las medidas de austeridad, informa hoy el diario "The Guardian"en su edición digital.

La Policía británica pedirá al Gobierno que autorice la utilización de cañones de agua contra los ciudadanos en previsión de posibles futuras protestas resultado de las medidas de austeridad, informa hoy el diario "The Guardian"en su edición digital.

La Asociación de Jefes de Policía prevé solicitar en las próximas semanas la adquisición de cañones a la ministra del Interior, Theresa May, que hasta ahora se ha negado a aprobarlo.

Paralelamente, el alcalde de Londres, el también conservador Boris Johnson, ha iniciado una consulta pública sobre la posibilidad de introducir el uso de cañones de agua en la capital, a petición del actual comisario de la Policía Metropolitana de Londres (MET), Bernard Hogan-Howe, que los reclamó tras los disturbios de 2011.

"The Guardian"ha tenido acceso a un informe interno de la Asociación de Jefes de Policía (Acpo), en el que se afirma que la probabilidad de tener que reprimir protestas resultado de "medidas de austeridad presentes o futuras"justifica esos equipamientos.

El modelo de cañón considerado es un Ziegler Wassererfer 9000, que puede proyectar 9.000 litros de agua en cinco minutos, y, según ese documento, se prevé que su uso sea sobre todo "disuasorio".

En el Reino Unido, solamente tiene cañones de agua la Policía de Irlanda del Norte, que ya ha señalado que no puede prestarlos a sus colegas de Inglaterra y Gales.

La Acpo empezó a investigar la posibilidad de adquirir por primera vez cañones de agua tras los disturbios en Inglaterra del verano de 2011, que empezaron en Londres tras la muerte de un joven negro desarmado a manos de la Policía, y se extendieron por el resto de la región.

Según "The Guardian", el autor del informe al que ha tenido acceso, David Shaw, sostiene que la Policía hubiera podido usar cañones al menos tres veces en los últimos diez años.

Así, hubieran sido útiles en las manifestaciones propalestinas frente a la embajada israelí de 2008-09, "potencialmente"durante la protesta estudiantil de 2010 contra el incremento de las matrículas universitarias y durante los altercados callejeros de 2011.

El informe reconoce que no hay indicios que apunten a un mayor riesgo de disturbios en Inglaterra y Gales, pero señala que "sería justo asumir que las medidas de austeridad presentes y futuras llevarán a protestas continuadas".