La UE intenta salvar el pacto nuclear con Irán

Los 28 debatirán hoy la respuesta al abandono de EE UU y su efecto sobre las empresas europeas.

Los 28 debatirán hoy la respuesta al abandono de EE UU y su efecto sobre las empresas europeas.

La Unión Europea prosigue su ofensiva diplomática para mantener a Irán a bordo del acuerdo tras la espantada de Estados Unidos. Por el momento, la República islámica parece dispuesta a cumplir lo estipulado pero también quiere garantías de que las capitales europeas pueden seguir manteniendo lo prometido. Uno de los peligros reside en que la medida de Washington acabe aupando al poder a los sectores más extremistas del régimen de los ayatolás y que la modernización prometida para el país, a través de las inversiones de las empresas europeas, quede en aguas de borrajas. «Por ahora la reacción de los líderes iraníes ha sido muy sensata, pero no sé si lo será a medio plazo», avisa una alta fuente comunitaria. La alta representante de la diplomacia europea, Federica Mogherini, se entrevistó ayer en Bruselas con el ministro de Exteriores iraní Mohammad Javad Zarif por la mañana y por la tarde volvió a mantener otro encuentro, esta vez con los ministros de Asuntos Exteriores de Alemania, Francia y Reino Unido, los tres países firmantes del acuerdo en el año 2015 con la UE como garante.

Fue la primera de una serie de citas, ya que los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintiocho se reúnen hoy en una cena informal en Sofía (Bulgaria) que estará dedicada a debatir el acuerdo con Irán, los sucesos en la franja de Gaza tras el traslado de la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén y el nuevo ultimátum de la Administración Trump por el que se pospone hasta el día 1 de junio la prórroga de las excepciones de la subida de los aranceles al aluminio y al acero.

Las relaciones transanlánticas atraviesan un momento crítico, pero la UE parece decidida a plantar cara a Donald Trump. «Me gustaría que nuestro debate reconfirmase sin ninguna duda que mientras Irán respete las provisiones del acuerdo, la UE los respetará», asegura el presidente del Consejo Donald Tusk en la misiva en la que invita a los líderes europeos al encuentro de hoy.

La UE descarta cualquier tipo de renegociación del acuerdo, como la promovida por el inquilino de la Casa Blanca, y su prioridad es conservar el ya vigente, aunque reconoce su preocupación por la influencia de Irán en la guerra de Siria y el desarrollo de mísiles balísticos. La cumbre de hoy también servirá para exponer diferentes opciones sobre cómo preservar las inversiones europeas ante el temor de que Washington imponga represalias a empresas que mantengan sus negocios con Irán. El debate tan sólo ha empezado. Fuentes europeas advierten de que «no hay soluciones mágicas».