La victoria del centro

La Razón
La RazónLa Razón

Pocos se esperaban una victoria tan abultada de Piñera. ¿Cuáles son los motivos?

–Gran parte del aumento de votos de Piñera en la segunda vuelta se debió a su capacidad para entregar un mensaje atractivo que incentivó a muchos votantes que se habían abstenido en la primera vuelta electoral. Él sabía que la mayor parte de los candidatos que no pasaron al desempate estaban ideológicamente más cercanos de Guillier, por lo que atraer votantes nuevos era un objetivo primordial si quería ganar la elección. De los candidatos que no pasaron a segunda vuelta sólo José Antonio Kast, que estaba más a la derecha de Piñera, le manifestó su apoyo, por lo que tuvo que transformar su mensaje moviéndose más al centro político para encantar a votantes de los otros candidatos de tendencia más centrista o de izquierda moderada. Por ejemplo, promesas como mantener la educación universitaria gratuita para los más pobres o mejoras en la atención de salud para los ancianos. Como candidato, Piñera aprendió mucho de sus años en el gobierno y de la campaña de la primera vuelta al mostrarse en esta segunda vuelta como un candidato más conciliador, con propuestas, abierto a cambiar su programa si fuese necesario e incluso capaz de reírse de sí mismo.

¿Por qué no fue capaz la izquierda de unificarse?

–Guillier representaba a la Nueva Mayoría, una coalición de partidos de izquierdas y de centro heredera de la Concertación, la gran coalición que llevó a Chile a la democracia. Pero en esta elección, el surgimiento del Frente Amplio (un movimiento muy parecido al Podemos español) y su candidata, Beatriz Sánchez, debilitaron a la coalición y le hizo perder bastante del apoyo que tenía a la izquierda del espectro político y entre los jóvenes. Como Guillier necesitaba a los antiguos votantes de Beatriz Sánchez y de los otros candidatos de la izquierda, debió moverse más hacia la izquierda descuidando a los votantes del centro.

¿Chile es un país sociológicamente de izquierdas o de derechas?

–A diferencia de la mayoría de los países de América Latina y similar a Uruguay, las encuestas muestran que en Chile la mayoría de la gente, particularmente los jóvenes, se consideran de izquierdas. Sin embargo, en el momento de votar tiene más importancia el candidato, sus características personales y sus propuestas de política pública que su posición ideológica. Ésta es otra explicación al por qué el voto de Beatriz Sánchez no se cuadró con Guillier. Piñera en sí no es visto como un representante típico de la conservadora derecha, sino como un liberal de derecha con raíces en la cemocracia cristiana, pero un candidato que volvería a poner a Chile en la senda del crecimiento económico.

¿Va a desmontar los cambios sociales de Bachelet?

–La dinámica de cambio social propuesto por las reformas sociales iniciadas por Bachelet ya son imparables.