Los policías salen a la calle contra Macron

Miles de agentes se manifiestan en París ante la oleada de suicidios y sus pésimas condiciones laborales

Los sindicatos policiales franceses se manifestaron ayer en el centro de París
Los sindicatos policiales franceses se manifestaron ayer en el centro de París

Miles de agentes se manifiestan en París ante la oleada de suicidios y sus pésimas condiciones laborales

Dos policías vestidos de paisano transportaron este miércoles un ataúd de forma simbólica, en memoria de sus compañeros fallecidos este año. De acuerdo con las últimas cifras publicadas por los sindicatos policiales, el número de agentes que han llevado a cabo un suicidio es de 51, más un caso complementario que aún se está investigando, mientras que las cifras en cuanto a tentativas de suicidio asciende a 49.

Durante las protestas, la Policía francesa aprovechó para denunciar lo que han descrito como un creciente sentimiento anti policial después de los movimiento de protesta de los famosos “chalecos amarillos”, en los que varios agentes fueron acusados de abuso de fuerza. Nathalie Makarski, secretaria general de SNAPATSI, calificó como “parcialmente injustas” las acusaciones de los “chalecos amarillos”. Por otro lado, las quejas de los sindicatos policiales vienen motivadas por el plan de reforma de pensiones del presidente francés, Emmanuel Macron.

"Demasiados suicidios, demasiadas agresiones, condiciones de vida deplorables", dijo a Efe el secretario general del sindicato Alliance de la Policía, Stanislas Gaudon. Los trabajadores tienen que soportar horarios laborales abusivos, salarios que por el momento están congelados, déficit de efectivos en los operativos, un aumento de agresiones contra la autoridad, unas 23.000 lo que supone un 15% más que en 2018. “Es inadmisible que trabajemos hasta los 65 años y estemos corriendo detrás de los ladrones hasta esa edad. Todo lo que queremos es respeto, que se nos tenga en cuenta, y que más allá de las palabras veamos acciones”, comentó Frederic Lagache, un representante de un sindicato policial.

Los policías franceses no están solos en las protestas, y es que los trabajadores del transporte público, médicos, abogados y pilotos han expresado su descontento con las reformas planteadas, teniendo miedo incluso de perder las condiciones que disfrutan actualmente.