Los republicanos eligen a Paul Ryan como candidato a presidir la Cámara Baja de EE UU

El legislador republicano por Wisconsin Paul Ryan.
El legislador republicano por Wisconsin Paul Ryan.

Los republicanos de la Cámara de Representantes de Estados Unidos eligieron hoy al legislador Paul Ryan como su candidato a ser el nuevo presidente de la Cámara Baja, después de que el actual, John Boehner, anunciara su renuncia a finales de septiembre.

Los republicanos de la Cámara de Representantes de Estados Unidos eligieron hoy al legislador Paul Ryan como su candidato a ser el nuevo presidente de la Cámara Baja, después de que el actual, John Boehner, anunciara su renuncia a finales de septiembre.

A falta de que este jueves sea aprobado por el pleno de la Cámara, los republicanos eligieron a Ryan, pese a las reticencias de algunos ultraconservadores, quienes preferían a un miembro más afín a su ideología.

Ryan obtuvo 200 votos, de los 245 conservadores que integran el hemiciclo, aunque la mayoría de los miembros del conocido Freedom Caucus (Caucus de la Libertad), próximo al radical Tea Party, votaron por el legislador por Florida Daniel Webster.

Kevin McCarthy, quien era considerado el sustituto natural y el candidato favorito del aparato del partido, anunció su retirada de la contienda el pasado 8 de octubre, tras recibir duras críticas por unas polémicas declaraciones que hizo sobre el Comité Especial del Congreso para analizar el ataque de 2012 al consulado estadounidense en Bengasi (Libia).

Su retirada produjo una grave crisis dentro de los republicanos, que derivó en que muchos de ellos presionaran a Ryan, quien fuera candidato a la Vicepresidencia del país en 2012, para que se presentase al cargo.

Ryan, considerado por muchos conservadores el único candidato de consenso posible en un Partido Republicano profundamente dividido y donde facciones como los ultraconservadores tienen cada vez más fuerza, tomó la decisión de presentarse después de comprobar que reunía el apoyo de una gran mayoría de sus correligionarios.

Si todo sale como está previsto, el último día de trabajo de Boehner será este viernes, tras más de cuatro años al frente del liderazgo republicano en el Congreso y un cuarto de siglo de carrera legislativa.

El perfil de Ryab

Ryan se alinea con los derechistas del Tea Party en materia fiscal y social, y a la vez puede llegar a consensos con los demócratas y ahora, como futuro presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, el reto será intentar unir a su partido, muy fragmentado.

En principio reacio a ser el sustituto de John Boehner al frente de la Cámara Baja tras la renuncia inesperada del favorito a ocupar el cargo, Kevin McCarthy, Ryan aceptó la semana pasada el desafío con dos condiciones muy claras: contar con apoyo mayoritario entre la bancada republicana y no renunciar a dedicar tiempo a su familia.

En la votación a puerta cerrada celebrada hoy por los republicanos, previa a la que tendrá lugar este jueves en el pleno de la Cámara Baja, 200 de los 245 miembros de la bancada conservadora dieron su respaldo a Ryan.

A sus 45 años y natural de Janesville (Wisconsin), estado al que representa en el Congreso desde 1999, Ryan presidía desde enero pasado el comité de Medios y Arbitrios de la Cámara Baja y anteriormente, de 2011 a 2014, lideró el comité de Presupuestos.

Hasta que Mitt Romney lo escogió en 2012 para ser su candidato a vicepresidente en la carrera hacia la Casa Blanca, Ryan no era un político demasiado conocido a nivel nacional.

Sí era ya entonces conocido y respetado en los pasillos del Capitolio, donde ha tomado en los últimos años las riendas de la política presupuestaria republicana, con una apuesta por fuertes recortes en programas sociales o educación que está en sintonía con lo que exigen desde hace tiempo los miembros del Tea Party.

La primera versión de la "hoja de ruta"de Ryan para lograr la reducción de la elevada deuda pública estadounidense, donde la única partida intocable es el gasto en defensa, fue ignorada completamente en 2008 por el entonces candidato presidencial republicano, John McCain.

Pero los buenos resultados de los republicanos en las elecciones legislativas de 2010, debidos en buena parte al triunfo de candidatos del Tea Party, dieron alas a Ryan en el Congreso.

A finales de 2013, fueron Ryan y la senadora demócrata Patty Murray quienes lideraron las negociaciones para cerrar un pacto presupuestario bipartidista, el primero en mucho tiempo, centrado en la reducción del déficit y en evitar un nuevo cierre parcial del Gobierno federal por falta de fondos como el ocurrido en octubre de ese año.

Ahora, Ryan ha dicho que también apoyará el recién alcanzado proyecto de ley bipartidista para dotar de fondos al Gobierno federal y elevar el techo de la deuda hasta 2017, aunque ha señalado que el proceso seguido para llegar a ese acuerdo "apesta".

Muchos de sus deberes como presidente de la Cámara de Representantes van a ser nuevos para él, ya que ejercer el cargo implica, entre otras cosas, coordinar los objetivos legislativos del partido, dialogar con el Senado y la Casa Blanca sobre proyectos de ley y negociaciones pendientes, y un sinfín de actividades de recaudación de fondos.

Desde que llegó al Congreso y se convirtió, con 28 años, en el segundo político más joven del Capitolio, Ryan decidió seguir viviendo en Janesville junto a su familia, en lugar de trasladarse a Washington como la mayoría de los legisladores.

Ryan se casó en 2000 con Janna Little, una abogada graduada en la Universidad George Washington que trabajó para la consultora PricewaterhouseCoopers, y tienen tres hijos, de 13, 12 y 10 años de edad.

"No puedo y no voy a renunciar a pasar tiempo con mi familia", subrayó Ryan la semana pasada, al adelantar que quizá no sea tan activo a la hora de recorrer el país para recaudar fondos como sus predecesores en el cargo.

Algunos políticos, fundamentalmente demócratas, han tildado a Ryan de "hipócrita"al recordar que, como congresista, ha votado varias veces contra propuestas legislativas sobre conciliación familiar como la que busca establecer la baja por enfermedad remunerada para los trabajadores.

Licenciado en Ciencias Políticas y Economía por la Universidad de Miami del estado de Ohio en 1992, Ryan es católico y trabajó para el negocio de construcción de su familia antes de comenzar su carrera política.

Es el más joven de cuatro hijos y su padre, abogado, falleció de un ataque al corazón cuando él tenía 16 años.

Además de su experiencia como congresista, Ryan ayudó a lanzar un programa del Partido Republicano para reclutar y promover a candidatos conservadores en cada rincón del país.

Partidario del capitalismo de libre mercado y de un gobierno limitado, votó en el Congreso a favor de la invasión de Irak y también del rescate a la industria del motor impulsado por el actual presidente de Estados Unidos, Barack Obama, tras la crisis de 2008.