May confía en el apoyo de los diputados para invocar esta semana el Brexit

La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, llega para ofrecer una rueda de prensa el jueves 9 de marzo de 2017
La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, llega para ofrecer una rueda de prensa el jueves 9 de marzo de 2017

El responsable del llamado “ministerio del Brexit”, David Davis, pidió ayer a los diputados que “no aten las manos de la primera ministra” Theresa May, cuando debatan hoy el proyecto de ley con el que se quiere iniciar las negociaciones para sacar al Reino Unido de la Unión Europea (UE).

El responsable del llamado “ministerio del Brexit”, David Davis, pidió ayer a los diputados que “no aten las manos de la primera ministra” Theresa May, cuando debatan hoy el proyecto de ley con el que se quiere iniciar las negociaciones para sacar al Reino Unido de la Unión Europea (UE).

El texto regresa a la Cámara de los Comunes después de que los Lores asestaran la semana pasada dos significativas derrotas al Ejecutivo durante la tramitación de la ley al aprobar dos enmiendas claves. La primera incluye la protección de los comunitarios que residen en este país, así como de sus familiares, mientras que la segunda quiere otorgar poder al Parlamento para poder vetar un acuerdo final de divorcio.

Con todo, se da por hecho que la Cámara de los Comunes, donde los tories cuentan con mayoría, echará abajo ambas propuestas. Aunque Davis insistió en que la situación de los comunitarios que viven en Reino Unido y la de los británicos que están repartidos por la UE será “lo primero” que se debata en las negociaciones, ya que existe "una responsabilidad moral".

Los Lores podrían insistir en cambiar de nuevo el texto, pero ya han anunciado que no rebatirán más veces la decisión de los diputados, que son al fin y al cabo, los elegidos en las urnas.

Por lo tanto, si Westminster aprueba la legislación el mismo lunes, May podría activar el martes o miércoles el artículo 50 del Tratado de Lisboa para comenzar el proceso de divorcio con el bloque. Fuentes diplomáticas aseguran que el anuncio se quiere hacer cuanto antes para evitar que coincida con las celebraciones que tendrá lugar el 25 de marzo con el 60 aniversario del Tratado de Roma.

Aunque Davis indicó que el Gobierno se prepara para el eventual escenario en el que no se consiga llegar a ningún acuerdo con la UE, el político opinó que sería "improbable"que se diera una ruptura en las negociaciones con los otros 27 Estados miembros del bloque. "La pura verdad es que hemos hechos planes para las contingencias, para todos los posibles desenlaces. No solo mi equipo, sino todos los departamentos gubernamentales", aseguró el ministro.

Sin embargo, un informe elaborado por el comité parlamentario multipartito de Asuntos Exteriores divulgado ayer por la prensa lamentaba la "falta de evidencias"de que exista tal plan. Según este comité, todos los departamentos gubernamentales deberían tener previsto "un plan de no acuerdo", pues no hacerlo constituiría una "grave negligencia del deber".

A medida que se aproxima el día en el que May activare el Brexit, lo que también se antoja ya imparable es la celebración en Escocia de un segundo referéndum de independencia. Según publicó Financial Times, el Gobierno cree que es “inevitable” que los nacionalistas saquen de nuevo las urnas. “No creo que estemos en posición de impedir que suceda”, comentó un ministro bajo condición de anonimato. Otra persona no identificada cercana a las discusiones señaló que el pensamiento que invade actualmente la oficina de la primera ministra es el de que “el único debate es el de la fecha [de celebración]”