Netanyahu planta al jefe de la diplomacia alemana

El «premier» israelí cancela su reunión con el vicecanciller Sigmar Gabriel por su visita a las ONG que «denuncian al Ejército hebreo»

El titular de Exteriores, Sigmar Gabriel, observa el sillón vacío del presidente israelí, Reuven Rivlin, ayer
El titular de Exteriores, Sigmar Gabriel, observa el sillón vacío del presidente israelí, Reuven Rivlin, ayer

El «premier» israelí cancela su reunión con el vicecanciller Sigmar Gabriel por su visita a las ONG que «denuncian al Ejército hebreo»

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, cumplió su promesa y canceló ayer su encuentro con el vicecanciller y ministro de Exteriores alemán, Sigmar Gabriel, después de que éste decidiera mantener su agenda de reuniones con representantes de organizaciones de derechos humanos críticas con el Gobierno israelí. El lunes por la noche, Benjamin Netanyahu advirtió de que no recibiría al jefe de la diplomacia alemana si no anulaba sus encuentros con responsables de «B’Tselem», que documenta las violaciones de los derechos humanos en los territorios palestinos ocupados por Israel desde hace medio siglo y con «Breaking the Silence», otra oenegé israelí que ofrece bajo cubierta del anonimato una plataforma en la que los soldados israelíes pueden contar sus testimonios y denunciar los actos condenables del Ejército. Una advertencia que Gabriel, antes de conocer la cancelación y en declaraciones a la cadena de televisión germana ZDF, calificó como «lamentable». «No se puede obtener un panorama adecuado e integral en ningún país en la Tierra sólo con reuniones oficiales», afirmó Gabriel que además señaló que sabía de la amenaza de su homólogo por los medios y dijo que sería «inconcebible» que un ministro alemán cancelase un encuentro con un líder israelí por el hecho de que éste se reuniese con personas críticas con el Gobierno alemán. Asimismo, Gabriel aseguró que la cancelación de la reunión no sería una «catástrofe» para él. «No cambia mi relación con Israel», afirmó. Con todo, cuando Netanyahu trató de llamar por teléfono al titular germano de Exteriores para explicarle los motivos de su decisión, Gabriel rechazó la llamada. «Imaginen que diplomáticos extranjeros que visiten EE UU o Reino Unido se encuentren con ONG que llamen a los soldados americanos o británicos criminales de guerra. Los líderes de esos países seguro que no lo aceptarían», señaló poco después en un comunicado el portavoz de la oficina del primer ministro israelí, Ofir Gendelman. «Los diplomáticos son bienvenidos y pueden reunirse con representantes de la sociedad civil, pero el primer ministro no se reunirá con quienes den legitimidad a organizaciones que instan a incriminar a los soldados israelíes», añadió el comunicado.

La decisión viene a tensar más aún las relaciones entre Israel y su principal socio diplomático y económico dentro la UE que desde febrero no atraviesan su mejor momento después de que Berlín criticara con dureza la ley aprobada por Israel para legalizar 4.000 viviendas de colonos en territorio privado palestino. Fue entonces cuando el Gobierno alemán anunció que aplazaba la reunión con Israel, lo que la Prensa israelí vio como un gesto de Angela Merkel para mostrar su descontento tras la aprobación de una ley que favorece a los colonos. La cancelación de último minuto ensombreció una visita que tenía como propósito llamar la atención a los años de amistad entre ambos países y coincidió con la conmemoración anual del Día del Holocausto en Israel. Netanyahu, no obstante, quiso subrayar que «las relaciones con Alemania son muy importantes y no se verán afectadas». Por su parte, Gabriel insinuó que esta anulación se debía a cuestiones de política interior, minimizando las consecuencias que este incidente diplomático pueda tener. «No debemos convertirnos en el juguete de la política interior israelí», destacó.