Obama condena el tiroteo de Baton Rouge y lo relaciona con el de Dallas

"Por segunda vez en dos semanas, agentes de la Policía que arriesgan sus vidas por nosotros en primera línea todos los días estaban haciendo su trabajo cuando han sido cobardemente asesinados en un ataque reprobable", señaló el presidente de EE UU

El presidente estadounidense, Barack Obama
El presidente estadounidense, Barack Obama

El presidente estadounidense, Barack Obama, ha condenado "en el sentido más fuerte del término"el tiroteo ocurrido este domingo en Baton Rouge, Luisiana, en el que un individuo ha matado a tres policías y ha herido a tres más, un acto para el que "no hay justificación".

"Por segunda vez en dos semanas, agentes de la Policía que arriesgan sus vidas por nosotros en primera línea todos los días estaban haciendo su trabajo cuando han sido cobardemente asesinados en un ataque reprobable", señala Obama en un comunicado oficial.

Obama se refiere así a lo ocurrido entre el 7 y el 8 de julio, cuando un individuo de raza negra, Micah Xavier, mató a cinco policías en Dallas, Texas. "Son ataques contra funcionarios públicos, contra el estado de derecho y la sociedad civilizada y tienen que acabar", añade Obama.

En la declaración, Obama expresa su "pleno apoyo"a las autoridades. "Puede que aún no sepamos los motivos de este ataque, pero quiero ser muy claro: no cabe ninguna justificación para la violencia contra las fuerzas de seguridad. Ninguna", asevera. "Que nadie se equivoque. Se hará justicia", apostilla Obama.

En ese sentido, sostiene que estos ataques "son obra de cobardes que no hablan en nombre de nadie". "No hacen avanzar ninguna causa. Los agentes de Baton Rouge, los agentes de Dallas eran compatriotas americanos, parte de nuestra comunidad y de nuestro país", añade.

Ep