Por qué Cataluña no es Hong Kong

Siete razones que explican las diferencias entre las protestas que inspiran a los manifestantes de Hong Kong y las demandas del secesionismo de Cataluña

Siete razones que explican las diferencias entre las protestas que inspiran a los manifestantes de Hong Kong y las demandas del secesionismo de Cataluña

Cada vez son más en Cataluña los que apuntan a las protestas de Hong Kong como un modelo a seguir o señalan paralelismos entre la situación política de las dos regiones. Algunos portavoces del independentismo catalán incluso comparan los gobiernos de España y China en su respuesta a los movimientos que se han levantado contra las autoridades y ven en "el movimiento revolucionario"de Hong Kong un nuevo referente.

Josep Lluís Alay, jefe de la oficina de Carles Puigdemont, por ejemplo, tuiteaba que "el órgano oficial del Partido Comunista China amenaza a los ciudadanos de Hong Kong con el uso de la fuera. Nada nuevo, como en España, vaya". Pero las diferencias entre ambos casos son sustanciales:

1.-China es un régimen dictatorial comunista y España, una democracia. En el caso de Hong Kong cabe recordar que se trata de una región administrativa especial desde el año 1997, cuando entró a formar parte de China y dejó de ser una colonia británica. Fruto de ese pacto se prometió que este territorio tendría un alto nivel de autonomía, por lo menos hasta 2047.

2.-Más de 20 años después, en Hong Kong protestan para poder disfrutar de libertad y democracia y mantener ciertos derechos. El auténtico sufragio universal y las elecciones regionales no están permitidas. En Cataluña el debate se centra en las estrategias para alcanzar la independencia o, al menos, lograr el derecho a la autodeterminación. En la ciudad asiática el ánimo de la mayoría de los que se manifiestan en las calles no está inspirado en un sentimiento nacionalista ni independentista, aunque existe una minoría que sí desearía romper todos sus vínculos con Pekín.

3.-Una de las demandas que más irrita a los manifestantes hongkoneses es la falta de un auténtico sufragio universal. En Cataluña, como en el resto de España, los ciudadanos votan en las urnas y los candidatos nacionalistas e independentistas pueden presentar su candidatura. En Hong Kong, las autoridades prohibieron el partido independentista HKNP.

4.-La autonomía política de Hong Kong es muy limitada. Los hongkoneses votan pero no eligen directamente a su presidente. China interfiere en el sistema político y controla el nombramiento de cargos ejecutivos y la designación del jefe del gobierno local.

5.-Las libertades civiles están cada vez más restringidas en Hong Kong, donde el derecho de reunión y la libertad de expresión, aún estando garantizados, se han erosionado en los últimos años, según diversas organizaciones civiles. En Cataluña y en el resto de España existe libertad de reunión y de expresión. Según el Índice de Libertad Humana del Instituto CATO, que analiza cerca de 80 indicadores agrupados en categorías que pretenden medir el grado de libertad vigente en campos como la economía, la política o la vida de las personas en sociedad, España ocupa el puesto 25.

6.-En el plano económico, las diferencias en la renta per capita son enormes. Un hongkonés tiene 48.600 dólares, mientras que un chino continental se sitúa en torno a los 9.500 dólares. Probablemente, en Hong Kong muchos no deseen formar parte de un país con ese brecha económica. En España la renta per capita de un catalán no está tan alejada de la que tiene un gallego o un riojano.

7.-En Hong Kong los manifestantes exigen el establecimiento del auténtico sufragio universal, una investigación independiente de la actuación policial durante las protestas y la retirada de los cargos a los detenidos en las manifestaciones. Quiere conservar lo que tienen. En Cataluña, los secesionistas desean romper con el Estado para deslizarse hacia la independencia.