Reanudan el cambio de guardia en Buckingham tras la cancelación por el atentado

También se reanudará hoy con normalidad la ceremonia de cambio de guardia que tiene lugar en el castillo de Windsor.

El evento atrae cada día a numerosos turistas.
El evento atrae cada día a numerosos turistas.

También se reanudará hoy con normalidad la ceremonia de cambio de guardia que tiene lugar en el castillo de Windsor.

La tradicional ceremonia del cambio de guardia en el palacio de Buckingham, residencia oficial de Isabel II, se reanudará hoy, tras haberse cancelado este miércoles a raíz del atentado de Manchester, confirmó el Ministerio de Defensa.

El evento atrae cada día a numerosos turistas, pero requiere la atención de agentes policiales responsables de cortar calles aledañas para que la guardia real puede desfilar por el lugar, hasta llegar a la residencia de la familia real británica.

También se reanudará hoy con normalidad la ceremonia de cambio de guardia que tiene lugar en el castillo de Windsor, según la misma fuente.

Ambos eventos se cancelaron este miércoles a raíz del ataque perpetrado en el estadio Manchester Arena, en el que murieron 22 personas, a fin de asignar otras funciones a los agentes que normalmente patrullan la zona colindante al cambio de guardia.

"Las ceremonias de cambio de guardia en el palacio de Buckingham y en el castillo de Windsor se llevarán a cabo normalmente", confirmó una portavoz de Defensa.

Agregó, además, que el ensayo del desfile que se llevará a cabo para las celebraciones en junio del cumpleaños de la Reina, y que iba a realizarse hoy, ha sido pospuesto al próximo miércoles.

Scotland Yard informó el pasado miércoles de que el palacio será vigilado por el Ejército como medida de seguridad al elevarse al más alto el nivel de amenaza terrorista contra el Reino Unido.

Theresa May comunicó esta semana al país que el Gobierno había decidido situar en "crítico"el nivel de amenaza, lo que supone que un atentado puede ser "inminente".

En el ataque junto al centro Manchester Arena, cuando concluía un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande, fallecieron 22 personas, muchas de ellas niños, y 64 resultaron heridas.