Internacional

Rusia ocupa el vacío de EE UU en la guerra de Siria

Moscú asegura que las tropas turcas no pueden penetrar más de cinco kilómetros en Siria

Moscú asegura que las tropas turcas no pueden penetrar más de cinco kilómetros en Siria

Publicidad

Paradójicamente, Turquía, con su operación “Fuente de Paz”, le está entregado el noreste de Siria al régimen de Bachar al Asad, cuyas tropas no han perdido ni un minuto para recuperar posiciones cerca de la frontera. La incursión turca ha dado un giro inesperado a la guerra siria. Por un lado Rusia, sustituirá a Estados Unidos, después de abandonar sus bases en el norte de Siria.

Así lo confirmó este martes el Ministerio de Defensa ruso, que dijo que “policías militares” de su país se han interpuesto entre las fuerzas leales a Turquía y las prosirias. Por otro, los kurdos, que hace 8 años luchaban contra Al Asad, ahora le piden ayuda. Aunque como reconoce Beritan Mohamad, una oficial kurda, “es difícil de aceptar; duele”. “Durante 8 años hemos estado bajo bombardeos sirios, hemos sido masacrados y el régimen nunca habló. Pero ahora este pacto, de acuerdo con la situación actual, beneficia a la gente, para evitar que seamos asesinados. El estado turco ataca a Rojava sin piedad”, lamentó.

Publicidad

El inminente avance de las fuerzas prosirias ha puesto en alerta a Ankara, que reforzó su presencia militar en las zonas bajo su control en la franja norte del país árabe, desde 2006. Así, las tropas turcas y milicias rebeldes aliadas de Ankara del Ejército Nacional Sirio (ENS) redoblaron en número en Yarablus, al oeste del río Éufrates, mientras que el ejército de Asad puso su primera pica en Manbij desde 2012.

Publicidad

Por su posición estratégica, en medio de un cruce de caminos que conecta el este y el oeste del norte de Siria, esta localidad fronteriza ha sido codiciada por todos los actores involucrados en la guerra siria. Los kurdos se la arrebataron al régimen en 2012 y después cayó en manos del Estado Islámico y, de nuevo en 2016, fue recuperada por las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) y la coalición internacional.

La batalla por en Manbij representaba la apertura de un “nuevo frente” en la guerra de Siria, que actualmente se encuentra en su octavo año. Según confirmó una fuente sobre el terreno a LA RAZÓN, “las Fuerzas Armadas Sirias (FAS) sólo están desplegadas en el borde con la ciudad de Manbij”. Es decir, que controlan los principales puntos entre Manbij y Yarablus, pero no han entrado en la ciudad. Además, agregó, que “las FAS, las FDS y las fuerzas rusas combaten juntos en primera línea”.

Otra fuente consultada por este diario, Rula, portavoz del Consejo Civil de Manbij, aseguró que los enfrentamientos de este lunes entre las fuerzas proturcas y las prosirias causaron la muerte de dos civiles y 14 heridos, cuatro de ellos niños. El portavoz de la administración kurda confirmó también que “las fuerzas estadounidenses se habían marchado de Manbij”.

Publicidad

Esto mismo lo constató también el coronel Myles B. Caggins III, en su cuenta de Twitter, que dijo: “las fuerzas de la coalición están llevando a cabo una retirada deliberada del noreste de Siria. Estamos fuera de Manbij”. Fuentes desde el terreno confirmaron a la RAZÓN que las fuerzas prosirias no habían entrado ayer en la ciudad de Tel Tamer y que todos los puestos de control estaban bajo el control de la administración autónoma (kurda), desmintiendo algunas informaciones que circularon en las redes sociales.

La misma fuente aseguró que los granos de silo no habían sido golpeados por morteros ni la artillería turca. Asimismo constató que la localidad de Tel Jalef, adyacente a Ras el Ein, “está prácticamente tomada por las fuerzas proturcas”. La fuente agregó que “Ras El Ain sigue estando bajo control de las FDS, pero hay choques en los arrabales de la ciudad”.

Otra fuente medica en Tel Abiad indicó que “la ciudad está a punto de caer bajo las tropas proturcas pero que todavía hay pequeñas bolsas de resistencia de las FDS”. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), también confirmó que los combatientes kurdos oponían resistencia a las fuerzas turcas y sus aliados en la localidad de Ras El Ain, que tratan de tomarla.

El OSDH dijo que siete días de ofensiva turca ha dejado 70 civiles, 135 combatientes kurdos y 120 combatientes proturcos muertos. Según la ONU, unas 160.000 personas han sido desplazadas.

Mientras, el último informe de la Media Luna Roja Kurda indicó que el balance de víctimas civiles, en el lado sirio, desde el pasado 9 de octubre asciende a 41 muertos y 165, muchos de ellos de diversa gravedad. Por su parte, el Ministerio de Defensa turco dijo que desde el inicio de la ofensiva han sido neutralizado 595 milicianos kurdos, es decir, muertos, capturados o herido.