Mundo

Sarkozy será juzgado por la financiación ilegal de la campaña de 2012

El ex presidente francés está imputado en el “caso Bygmalion” por ocultar gastos electorales superiores a los permitidos

El ex presidente francés está imputado en el “caso Bygmalion” por ocultar gastos electorales superiores a los permitidos

Publicidad

El Tribunal Supremo de Francia dictó hoy sentencia respecto al “caso Bygmalion”. El ex presidente Nicolas Sarkozy deberá responder por una imputación por un presunto caso de financiación ilegal, que podría suponerle hasta un año de cárcel y una multa económica de 3.750 euros. En 2014, se descubrió que el candidato Sarkozy se extralimitó en 20 millones de euros los gastos autorizados para la campaña electoral. Varios miembros de su equipo de Gobierno ya fueron acusados en su día de presuntos delitos de falsificación de facturas y pago de falsos servicios a la empresa Bygmalion, responsable de la organización técnica de la campaña electoral de 2012.

“La autoridad de Nicolas Sarkozy, su experiencia política, y el alcance de su nueva candidatura a la magistratura suprema, hacen poco creíble la hipótesis de un candidato desconectado de su campaña, dejando a sus equipos y a los dirigentes del partido, actuar por su cuenta, decidiendo estos cuestiones que eran de su responsabilidad personal”, reza la sentencia del Tribunal Supremo, que invalida la apelación que hicieron los abogados del ex presidente francés en 2017. El juez instructor del caso ha agregado: “Sarkozy se benefició, incontestablemente, de los fraudes que le permitieron disponer de medios financieros muy superiores a los autorizados por la Ley”.

Publicidad

La defensa añade que no es posible condenar dos veces al acusado por un mismo delito. Su abogado, Emmanuel Piwinca, en declaraciones a BFM TV comentó que lo único que se le puede recriminar a su cliente es haber sobrepasado los límites de financiación, no estando implicado en ningún caso y sin tener conocimiento de ninguna supuesta trama de falsificación de facturas en ningún caso.

Publicidad

El escándalo de la empresa Bygmalion, encargada de la organización técnica de la campaña electoral de 2012, es uno de los tres que salpican a Sarkozy. El ex mandatario también es investigado por el “caso Bismuth” por delitos de corrupción y tráfico de influencias. “Bismuth” era el nombre utilizado por Sarkozy para hacer uso de un teléfono privado con el que supuestamente traficó con algunos jueces, realizando intercambios de favores. Finalmente, también se sospecha que Sarkozy presuntamente recibió financiación del régimen libio durante la campaña que le llevó al Elíseo en 2007 y por lo que ya se le imputó en marzo del año pasado.