«Siempre estarán grabados en nuestros corazones»

Vecinos de Hrabove, en Donetsk, rinden homenaje a las víctimas en el lugar del siniestro

Australia sufrió la pérdida de 38 ciudadanos y residentes del país oceánico en el derribo del MH17 hace un año, y ayer las autoridades les dedicaron un sentido homenaje. En las afueras del Parlamento de Camberra, el primer ministro, Tony Abbott, desveló una placa conmemorativa sobre una porción de tierra recogida por la Policía australiana en el lugar de la tragedia. «Los nombres de los australianos muertos en la atrocidad del MH17 hace un año están grabados en esta placa de la misma manera en que están grabados en nuestros corazones», dijo Abbott. En Ucrania también hubo un recuerdo para las víctimas. Los miembros del Parlamento guardaron un minuto de silencio y, más tarde, los habitantes de la capital depositaron ositos y velas ante la fachada del edificio. «Esto es un homenaje a la gente inocente que murió. Deseo que esta guerra acabe porque por su culpa está muriendo gente que no tiene nada que ver», informa Euronews. El australiano Paul Guard, quien perdió a sus padres Roger y Jill en el siniestro, viajó hasta la capital australiana con otros nueve miembros de su familia. «Será un día difícil pero esperamos que sea útil para el proceso de duelo», dijo a los periodistas antes de la ceremonia. En Holanda, las banderas ondeaban a media asta. Unos 2.000 allegados y amigos de las víctimas se reunieron en una ceremonia privada en el centro del país para recordar a las víctimas. «Aún pienso en ello cada día», aseguró el primer ministro, Mark Rutte, a la Prensa. La esposa del primer oficial del avión leyó el anuncio a los pasajeros que su marido no pudo hacer. «Salam aleikum y buenas tardes, comenzaremos nuestro descenso en breve», leyó con voz temblorosa. En el aeropuerto Schiphol de Amsterdam, desde el que despegó el MH17, se plantaron girasoles en referencia al campo de girasoles donde se estrelló el avión. Efe