Tánger, la llave para entrar en África

La ampliación del puerto Tánger Med, que será el primero en capacidad del Mediterráneo, junto con las ventajas fiscales en el norte de Marruecos y la mano de obra barata, ha atraído a más de 900 empresas

El puerto Tánger Med es el gran atractivo para las empresas internacionales

La ampliación del puerto Tánger Med, que será el primero en capacidad del Mediterráneo, junto con las ventajas fiscales en el norte de Marruecos y la mano de obra barata, ha atraído a más de 900 empresas.

Marruecos consolida su posición como puerta de entrada a África para las empresas europeas, estadounidenses y asiáticas con la ampliación de las nuevas terminales del puerto de Tánger, inauguradas el viernes por el heredero al trono marroquí, Moulay Hasan, de 16 años. La ampliación de este enclave portuario que ocupa ocho kilómetros de costa frente a las aguas de Tarifa tendrá capacidad para recibir nueve millones de contenedores al año (el triple que la cifra actual), superando así la capacidad de cualquier puerto español, incluido el de Algeciras.

El objetivo de las autoridades es situar este enclave como el primer puerto del Mediterráneo y centro de referencia para los flujos del comercio global. Este flamante complejo portuario ha ido creciendo desde su apertura en 2007 a toda velocidad y ya conecta con 186 destinos de 77 países. Tánger Med 1 cerró 2018 con un tráfico de 3.472.451 contenedores, con un crecimiento del 15% respecto a la capacidad normativa del puerto.

Utilizando el puerto como trampolín, en los últimos años la empresa estatal autónoma Tanger Med Special Agency (TMEA) ha ido ampliando el gigantesco espacio de la llamada Zona Especial de Desarrollo, que abarca 500 kilómetros cuadrados donde se han implantado cientos de multinacionales, con un ritmo de crecimiento que ha superado todas las expectativas. A ello ha contribuido el establecimiento de una zona franca que exime a la empresas del pago de impuesto de sociedades durante los cinco primeros años, y después del 8,7% sobre los beneficios.

La estratégica ubicación geográfica, las ventajas fiscales, la moderna infraestructura portuaria y la buena relación entre calidad y coste de la mano de obra (el salario mínimo es de 230 euros) han ejercido de imán para cientos de empresas extranjeras, como Siemens, Delphi, Renault, Decathlon, Inditex, Mango y El Corte Inglés. Actualmente hay 912 compañías del sector del automóvil, textil, agroalimentario, aeronáutico y logístico, que se han instalado en la zona y que han generado más de 70.000 empleos con un volumen de negocio que superó los 7.300 millones de euros el año pasado.

Tradicionalmente, esta parte norte del país, el eje Tánger-Tetuán, había sido dejado de lado por el rey Hasan II, pero desde que accediera al trono en 1999 su hijo Mohamed VI la región ha visto cómo se dinamizaba su economía. Además del eje industrial, también aspira a dar el salto como plataforma turística gracias a su capital, Tánger, y a la remodelación del puerto y del paseo marítimo de 5 kilómetros de largo. La antigua metrópoli cosmopolita quiere ser destino del turismo internacional de calidad y de cruceros. La ciudad está conectada, además, con un tren de alta velocidad que la une con Casablanca en menos de tres horas.

El paisaje de la ciudad está sembrado de grúas y excavadoras que ayudan a levantar bloques residenciales y hoteles. El Gobierno ha modificado la legislación para hacer al país más atractivo de cara a los inversores extranjeros.

En torno al puerto marroquí está desarrollándose una ciudad del automóvil, con decenas de empresas auxiliares, y recientemente se ha firmado un acuerdo a tres bandas entre la región de Tánger, el grupo chino Haïte y el BMCE Bank of Africa para crear una «ciudad inteligente» de 2.000 hectáreas de terreno cedido por la ciudad, que acogerá 200 empresas del sector tecnológico, con una inversión prevista de 10.000 millones de euros y 100.000 empleos previstos.

La creciente actividad industrial y turística marroquí está fomentando la aparición de una incipiente clase media, lo que ha ha reducido los índices de emigración de la población local.

«La estabilidad y las reformas políticas y económicas están haciendo de Marruecos uno de los principales destinos para los inversores españoles», ha asegurado la embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich. Actualmente hay más de mil empresas españolas instaladas en el reino alauí, de las cuales muchas llegaron tras el estallido de la crisis en 2010.

Durante la inauguración este viernes de la extensión de Tánger Med, Rachid Hoauri, uno de los directivos del enclave portuario, recordaba que «este megaproyecto es la visión muy clara del rey Mohamed VI de tener un puerto en el Estrecho junto a una zona industrial de 1.600 hectáreas». Houari señaló que las nuevas terminales hacen de esta infraestructura «la puerta de entrada a África», ya que actualmente el 40% de su tráfico tiene como destino el continente africano.

«En el mundo», añadió Houari, «hay 500 puertos y en el Mediterráneo existen diez, algunos de ellos importantes como Algeciras y Valencia, pero Tánger Med tiene hoy la capacidad más grande de todos en el Mediterráneo», añade Houari.

Mehdi Tazi, director general de Tánger Med, negó que vaya a perjudicar a los puertos españoles. «No creo que sea una mala noticia para el puerto de Algeciras. Hace unos meses firmamos un acuerdo de colaboración con Algeciras, por donde pasan 300.000 camiones de flujo de mercancías de importación y exportación, que en 2025 serán 600.000».

La nueva extensión ha sido construida por la filial de gestión portuaria del grupo Maersk, APM Terminals, y permite atracar a los buques más grandes del mundo, cuya capacidad podría llegar a 400 metros de longitud y los barcos que tienen una capacidad de almacenamiento de 22.000 contenedores. Además, la maniobra de entrada o de salida se realiza en una hora, lo que permite ganar tiempo respecto a sus competidores.

Esta ampliación tiene una capacidad de 6 millones de teus (contenedores de 20 pies) y un muelle de 1.200 metros con un calado de entre 16 y 18 metros. El directivo de APM Terminals recordó durante la presentación que «Marruecos se está convirtiendo en uno de los puntos de trasbordo más importantes del mundo».