Trump revelará quién ordenó el «hackeo» ruso a los demócratas

El presidente dará datos secretos de la investigación antes de su investidura

Donald Trump y su esposa Melania se dirigen a la Prensa en la fiesta de Año Nuevo en Mar-a-Lago (Florida)
Donald Trump y su esposa Melania se dirigen a la Prensa en la fiesta de Año Nuevo en Mar-a-Lago (Florida)

Trump asegura que desvelará los detalles sobre el supuesto ataque cibernético el próximo «martes o miércoles».

A tres semanas de tomar posesión, Donald Trump ha asegurado que dispone de información confidencial relativa a la supuesta participación rusa en los recientes ciberataques contra EE UU. Sus declaraciones llegaron a la puerta de la fiesta con la que el multimillonario despedía el año en su residencia del club Mar-a-Lago, en Florida. Como es habitual, no explicó casi nada. «Sólo quiero que estén seguros», dijo, refiriéndose a los servicios de inteligencia estadounidenses, «porque es una acusación bastante grave». A continuación aclaró que hará público lo que sabe «el martes o el miércoles». «Si piensas en las armas de destrucción masiva [que teóricamente almacenaba Sadam Husein], en aquel desastre, y en que se equivocaron, sólo quiero que estén seguros. Me parecería injusto si no saben [quién está detrás del «hackeo» de los servidores del Partido Demócrata y de algunos de los más cercanos colaboradores de Hillary Clinton]».

La guinda consistió en alardear de sus conocimientos sobre piratería informática, «que es algo muy difícil de probar. Podría ser cualquiera. Y también sé cosas que otra gente no sabe, así que no pueden estar seguros de la situación». Al decir de Maggie Haberman, del «New York Times, «cuando le preguntaron por lo que él sabe y otros no», se puso críptico y emplazó a los próximos días.

A partir de ahí el discurso fue ya una admonición contra los peligros de internet y una férrea defensa del correo tradicional. En su día, Trump aseguró que miles de musulmanes celebraron en Nueva Jersey el 11-S. Especuló con que Obama podría estar detrás de la creación del ISIS. Alentó el debate sobre el lugar de nacimiento del presidente. Alardeó de haber rechazado unas hipotéticas donaciones de los hermanos Koch. Conmocionó al Partido Republicano insinuando que el padre del senador Ted Cruz habría tenido algo que ver con el asesinato de JFK. Y en julio pronunció estas palabras: «Rusia, si estás escuchando, espero que seas capaz de encontrar los 30.000 e-mails que faltan [por el asunto de los correos de Hillary Clinton]. Creo que serás fuertemente recompensada por nuestra Prensa». Como escribió Abigail Tracy, el magnate «acaba de pedirle a Vladimir Putin que cometiera un acto de ciberespionaje contra el Gobierno de EE UU y su ex secretaria de Estado».

Por su parte, los 35 diplomáticos rusos sancionados por el presidente Barack Obama abandonaron ayer Estados Unidos con sus familias, informó a Efe un alto funcionario del Departamento de Estado que habló bajo condición de anonimato. El jueves, Obama les culpó de haber participado en la supuesta campaña de ciberataques orquestada por el Kremlin.