Un nuevo frente se abre contra Fillon

Tras su fracaso electoral y su imputación, la Prensa revela un «affaire» extramatrimonial del dirigente conservador con su jefa de prensa

Fillon y su supuesta amante
Fillon y su supuesta amante

Tras su fracaso electoral y su imputación, la Prensa revela un «affaire» extramatrimonial del dirigente conservador con su jefa de prensa

El hasta ahora líder de los conservadores franceses, François Fillon, parece haberse metido en un bucle de desgracias que pisan todos los terrenos de su vida. A los históricos malos resultados de su partido, Los Republicanos, en la primera vuelta de las elecciones presidenciales tras ser eliminado en la primera vuelta y a su situación judicial, imputado por el presunto empleo ficticio de su mujer y dos de sus hijos como asistentes parlamentarios, hay que añadirle ahora el plano de su vida privada, que venía siendo objeto de rumores desde hace algunos meses.

Según la revista «Closer», Fillon, de 62 años, mantendría una relación con su jefa de prensa, Caroline Morand. Una historia que, en realidad, ha circulado por varias redacciones de medios de comunicación franceses en los últimos tiempos. Una vez más, y tal y como pasó con la historia de amor entre el todavía presidente de la República, François Hollande, y la actriz Julie Gayet, que desató un escándalo que marcó buena parte del quinquenio socialista, ha sido el semanario rosa más controvertido de Francia el que ha puesto la relación sobre la mesa. Morand, tenista de élite, es responsable de prensa y comunicación de Fillon desde 2012, y no sólo ha acompañado al líder conservador en todos sus desplazamientos por la geografía francesa durante esta campaña, sino que también lo hizo cuando Fillon se lanzó a la carrera por las primarias de la derecha hace ya mucho tiempo.

La pista que evoca «Closer» es la de un brazalete de oro de Hermès perdido por Morand, presuntamente en la habitación de Fillon durante uno de sus últimos viajes a Córcega. Tras echarlo de menos al hacer su equipaje, la joven denunció la pérdida a la dirección del hotel y la publicación ha revelado dónde habría sido encontrado, extremo desmentido por los responsables del propio hotel cuando ya la información había provocado una tormenta en las redes sociales.

Real o imaginaria, lo cierto es que la complicidad entre Fillon y su responsable de Prensa es evidente en los viajes, y los medios de comunicación franceses se han lanzado a rescatar instantáneas que muestren esa sintonía y que, por otro lado, no demuestran más que un gusto por algunas aficiones comunes como el deporte de élite. Eso sí, contextos de ocio más allá de lo estrictamente profesional. Ambos han sido fotografiados en citas como el Circuito de las 24 Horas de Le Mans, un clásico francés para los amantes del motor. Y Fillon es uno de ellos.

La complicidad entre el político y la periodista es evidente, dada su relación profesional. Sin embargo, desde que se filtró la noticia de una supuesta relación, ninguno de los dos se ha pronunciado. Habrá que esperar para saber qué sucede con la imagen del candidato, que hace tan sólo unos meses se presentaba como el padre de familia perfecto.