Una nueva victoria judicial acerca el regreso de Berlusconi a la política

Silvio Berlusconi
Silvio Berlusconi

Silvio Berlusconi vuelve a ser un hombre libre. El cuatro veces primer ministro se llevó ayer un alegrón con la decisión de un tribunal de Milán que dio por terminada la prohibición a ejercer cargos públicos, a la que había sido condenado cuando fue considerado culpable de evasión fiscal en el «caso Mediaset». Pese a esta buena noticia que le permite recuperar su pasaporte y viajar al extranjero, el magnate no puede aún volver a presentarse a unas elecciones, pues hay una ley que lo prohíbe a todos los condenados con sentencia firme de un tribunal.

Sus abogados impugnaron esta normativa, ya que consideran que se le ha aplicado de forma retroactiva, e incluso apelaron al Tribunal Europeo de Derechos Humanos para que recupere todos sus derechos políticos. La decisión de ayer de los jueces de Milán se produce un mes después de que el Tribunal Supremo confirmara su absolución por presunto abuso de poder e incitación a la prostitución de menores en el «caso Ruby». Si la Corte de Estrasburgo no acaba fallando a su favor, el ex «Il Cavaliere» seguirá teniendo prohibido presentarse a unas elecciones hasta noviembre de 2019. Entonces habría cumplido ya 83 años.

Pese a los dos recientes éxitos judiciales, a Berlusconi le quedan aún abiertos otros procesos. En los tribunales de Nápoles está acusado de corromper a un senador para que se pasara a su partido, mientras que en Bari está implicado en el juicio abierto a Gianpaolo Tarantini, el supuesto encargado de llevarle prostitutas a su casa entre 2008 y 2009. Existe además otro proceso surgido del «caso Ruby», conocido como «Ruby ter», en el que está siendo investigado por el supuesto falso testimonio que ofreció durante el juicio anterior.