Una pesada carga

La Razón
La RazónLa Razón

- ¿Por qué se echa a un lado Le Pen padre en las regionales?

–Jean-Marie Le Pen, de 86 años, parece haberse convertido en alguien molesto para los actuales líderes del Frente Nacional, entre los que se encuentra su hija Marion Anne Perrine –Marine no es el nombre con el que fue bautizada–, y también molesto para la mayoría de sus seguidores. El principal problema con Jean-Marie Le Pen son sus meteduras de pata, quizá a propósito, que dejan al FN en una mala situación como sucedía en el pasado, como cuando dijo que «las cámaras de gas fueron un detalle de la guerra». Esto demuestra que el FN no ha cambiado, justo lo contrario de lo que transmiten los actuales líderes del partido, sus votantes y algunos miembros y seguidores de partidos de la derecha.

- ¿Es Marine Le Pen más moderada que su padre?

–Marine Le Pen es más prudente como abogada, pero la principal diferencia está en la economía. Su programa combina el proteccionismo y el nacionalismo por un lado con una visión económica de extrema izquierda.

- ¿Puede dar un susto al Partido Socialista y a la UMP de Sarkozy en las presidenciales?

–El hecho de que el Frente Nacional haya obtenido un buen resultado en las municipales y en la primera vuelta de las departamentales no significa que se encuentre en una posición de fuerza como para ganar las presidenciales. En las departamentales sólo ha conseguido 62 representantes en 14 departamentos y el 22,23%, que representa cuatro millones de votos. No es suficiente para ganar. En 2002, Jean-Marie Le Pen obtuvo sólo el 16,86% y nada más que el 17,79% en la segunda. Es verdad que el FN está ahora más fuerte, pero tiene dificultades para crecer fuera de su círculo.

*Director de Investigación del Centro de Investigaciones Políticas de Sciences Po. Preguntas de Goyo G. Maestro