Política

Una sola voz para aislar al «zar»

La Razón
La RazónLa Razón

- Ahora que por fin en la UE hay consenso a la hora de poner sanciones a Rusia, ¿debería asustarse la economía rusa ?

–Éste es un punto muy importante, incluso más allá del terreno económico. La credibilidad llega porque se siente que Occidente está unido, que actuaremos como una sola voz. Y el martes por primera vez lanzamos ese mensaje. Hasta ahora, se veía que la UE estaba dividida, que el mensaje de EE UU era más duro y el martes vimos a Europa unida, e incluso que sus sanciones eran más agresivas que las de Washington, hasta el punto de que EE UU decidió sumarse y elevarlas también. Es un mensaje muy poderoso para Rusia: vamos en serio y estamos comprometidos. Y hay «momentum» para más sanciones, porque Rusia está aún dando asistencia a los separatistas.

- ¿Cómo afectarán las sanciones a los oligarcas del círculo del presidente Putin?

–Les harán daño, pero necesitará que pase más tiempo. Éstas no son las sanciones «totales» que algunos estamos pidiendo, pues no afectan a las inversiones existentes. Eso sí, los bancos sancionados y sus clientes no pueden conseguir nuevos préstamos ni créditos. Y con el tiempo, como necesitan deuda nueva y como sus pagos son tan maduros que no pueden reemplazarlos, va a ser cada vez más duro. Aunque no es una crisis instantánea. Hay un deseo en los círculos políticos para aparentar que el castigo es inminente. Llevará su tiempo, pero serán unas sanciones muy poderosas.

- ¿Y la economía doméstica? Porque que no afecte a los rusos medios puede ser un argumento de cara a su opinión pública...

–No, porque con el tiempo afectará al crecimiento, y habrá fuga de capitales, menos inversión y eventualmente la moneda se debilitará y veremos que el Banco Central tendrá que aumentar el tipo de interés más de lo que lo han hecho para descender la moneda. Todo esto afecta a los rusos medios en los próximos años.

- ¿Cómo lo afrontarán las compañías energéticas? ¿Y tras la sentencia de Yukos?

–Podrán seguir adelante porque las sanciones intentan no alterarlas. Lo que no podrán es hacer nuevas inversiones en el Ártico, lo que les afectará en el largo plazo. En cuanto a Yukos ha sido un importante golpe porque restringe todavía más la capacidad de estas instituciones para comprometerse con los organismos crediticios internacionales, lo que hace las sanciones más potentes.

*Investigador de Economía Internacional en el «think tank» Council on Foreign Relations. Preguntas de Esther S. Sieteiglesias