Economía de confinamiento: cómo hacer una mascarilla con tu limpiador facial

Ahorrar en el terreno ‘beauty’, también es posible.

kevin laminto @kxvn_lx para Unsplash
kevin laminto @kxvn_lx para UnsplashUnsplash

Este encierro nos ha llevado a dedicar más tiempo a aspectos que antes pasábamos por alto o que no realizábamos de la forma adecuada, es el caso de nuestra rutina de belleza. Las prisas nunca han sido buenas, mucho menos para el cuidado de la piel, y ahora que esto no es ningún problema es normal que nos pongamos manos a la obra y saquemos del neceser todos aquellos productos que siempre habíamos querido usar. Exfoliantes, hidratantes, tónicos, tratamientos antiedad, mascarillas... Ahora es el momento de aplicarlos y ver cómo actúan.

De ahí que sea más normal que estos se terminen antes de lo imaginado, justo en el momento más oportuno. ¿Y ahora qué? En el caso de, por ejemplo, la mascarilla facial pedirla de nuevo por Internet sería la opción más rápida, y muy posiblemente la única que nos viniese a la cabeza, pero puede que haya otra más eficaz (y barata): crear este producto con tu propio limpiador. Sí, has oído bien.

Dan Smedley
@nadyeldems para Unsplash
Dan Smedley @nadyeldems para UnsplashUnsplash

Una postura que tiene sentido, según explican los expertos, si el limpiador con el que cuentas en casa es de última generación, es decir no solo se limita a eliminar impurezas, también le otorga a la piel sugerentes activos como la rosa de Damasco, el DMAE, o las vitaminas C y E. En este caso, sí podría usarse como mascarilla facial, in extremis. "Se pueden aplicar, dejar actuar y terminar después añadiendo agua para hacer la espuma deseada y concluir con el proceso de limpieza habitual. Esto permitirá aportar a la piel todos los principio del propio limpiador”, explica Raquel González, directora de educación de Perricone MD.

Importante: debemos evitar aquellos limpiadores con jabón. "Es importante que si se hace esta mascarilla improvisada, sea con limpiadores que no contengan jabones, porque pueden alterar el pH de la piel y resecarla profundamente”, comenta Estefanía Nieto, directora técnica de Omorovicza. Además, recomienda realizar este paso como segunda parte de la rutina limpieza que realicemos a diario, “así, los activos penetrarán mejor”. En cuanto a la duración de la mascarilla facial, todos los expertos coinciden en que la media debe ser de 5 minutos, dejarlo más tiempo puede llevar a la sequedad o irritación.

Perricone MD
Perricone MDPerricone MD

Quienes busquen, además, un efecto peeling con esta nueva mascarilla, deben optar por los limpiadores que incluyan, agentes exfoliantes, es decir aquellos que cuentan con los famosos AHAs y BHAa. ¿Ejemplo? Surfance Radiance Cleanse de Medik8 (32 €)

Surface Radiance Cleanse de Medik8
Surface Radiance Cleanse de Medik8Medik8

La economía del confinamiento también llega al terreno beauty, ¡y menos mal!