Época de campaña, época de retoques

El Dr. Carlos San Martín, médico estético de Eternal Beauty Clinic
El Dr. Carlos San Martín, médico estético de Eternal Beauty Clinic

De ganar votos se trata, y por ello, antes de las elecciones, cada vez son más los políticos que se apuntan al retoque estético. La toxina botulínica para relajar la expresión, el relleno para disimular las bolsas o la carboxiterapia para evitar la caída capilar por culpa del estrés forman parte de la estrategia de campaña.

Lucir una buena apariencia no es solamente una cuestión de vanidad. Para los políticos, forma parte de una estrategia de campaña gracias a la cual los discursos pueden calar más hondo y ser más eficientes. Y es que una imagen vale más que mil palabras.

Dejando aparte cirugías plásticas agresivas y evidentes al primer vistazo, a las que han sucumbido por ejemplo, Wladímir Putin, Silvio Berlusconi o posiblemente Mª Teresa Fernández de la Vega (a pesar de que nunca ha reconocido intervención alguna) las técnicas de medicina estética de resultado natural y sin tiempo de recuperación son las favoritas para aparentar serenidad, simpatía, seguridad o cercanía. A ellas han recurrido Mª Dolores de Cospedal, que parece haber eliminado bolsas y ojeras, Soraya Sáenz de Santamaría, que además de carillas modificó nariz y labios, Alicia Sánchez-Camacho (ojos, nariz, sonrisa), José Bono (que además del implante de cabello, rejuveneció su mirada) y un largo etcétera.

La lista de técnicas no invasivas que pueden contribuir a los éxitos políticos es, según el Dr. Carlos San Martín, médico estético de Eternal Beauty Clinic, la siguiente:

1. Apariencia descansada:

Objetivo: Disimular las huellas que el estrés o la falta de sueño provocan en la antesala de las elecciones. Un informe de la Universidad de Abertay (Escocia) asegura que percibir bajos niveles de cortisol, la hormona del estrés, está relacionado con la capacidad de afrontar situaciones complicadas y además, resulta más seductor para el sexo contrario.

Método:

1.1. Toxina Botulínica en el tercio superior: “En esto, los políticos son como los actores: Hay que suavizarles las arrugas de la frente, el entrecejo y las patas de gallo mediante toxina botulínica, pero utilizando la dosis precisa para no eliminar la expresión”, cuenta Carlos San Martín.

Plazo: Un mes antes (de las elecciones).

Precio: 360 euros aproximadamente.

1.2. Ellanse (Policaprolactona) o Ácido Hialurónico+carboxiterapia para bolsas y ojeras: Ellanse y el Ácido Hialurónico son materiales de relleno biocompatibles de larga duración. “Para completar el efecto de una mirada descansada añadimos carboxiterapia, que, a base de dióxido de carbono introducido de forma subcutánea, mejora la oxigenación y microcirculación y difumina el tono violáceo de la ojera”, cuenta el doctor.

Plazo: 6 meses Ellanse; 2 meses Ácido Hialurónico, 1 mes carboxiterapia.

Precio: 650 euros Ellanse; carboxiterapia, 40 euros por sesión.

2. Aspecto apacible y simpatía:

Objetivo: Evitar transmitir sensación de enfado y crispación. “Cuando se enoje, debe parecer que lo hace de forma selectiva”, advierte el experto.

Método: Toxina botulínica en el entrecejo combinada con rellenos como el Ácido Hialurónico alrededor de la boca. El relleno se aplica, según el Dr. San Martín, sobre todo en los surcos nasogenianos (arrugas que van de la nariz a las comisuras de la boca) y en el famoso código de barras (las arruguitas encima de los labios). “Principalmente las mujeres, que acusan antes ambos signos de envejecimiento”, añade. La toxina botulínica en el entrecejo, por su parte, es clave para disimular la crispación; en este caso, resulta igualmente útil en ambos sexos.

Plazo: De 3 meses a 1 antes.

Precio: Ácido Hialurónico, 550 euros por zona.

3. Apariencia más joven:

Objetivo: El 55% de los jóvenes españoles asegura que la política no tiene nada que ver con ellos según recientes estudios, uno de los motivos para que los dirigentes deseen restar años a su DNI y acortar la brecha cronológica. Aparte de las técnicas mencionadas y otras como los peelings o el láser, ser dueño de una cabellera frondosa y saludable suma puntos.

Método: Plasma rico en plaquetas+carboxiterapia: “Uno de sus males principales es el estrés, que a su vez provoca alopecia. Este procedimiento con factores de crecimiento del propio paciente junto a la mencionada carboxiterapia, aplicado varios meses antes, contribuye a frenar el problema”, asegura el médico estético.

Plazo: En función del grado de estrés y de cada caso hay que comenzar varios meses antes.

Precio: Plasma, 300 euros por sesión; carboxiterapia, 80 euros.

4. Un cuerpo atlético:

Objetivo: Estar delgado está relacionado con la atracción física, un plus para que un político resulte seductor. Un estudio de la Universidad de Pretoria (Sudáfrica) confirma que el peso está relacionado inconscientemente con la salud y un buen sistema inmune, señal de fortaleza general.

Método: Una buena dieta, combinada con técnicas de reducción de la grasa localizada, como la solución acuosa Aqualix.

Plazo: Desde 6 meses antes.

Precio: 350 euros.

5. Una rutina de cuidados práctica:

Objetivo: Ganarle minutos al reloj.

Método: Perfilado de la barba mediante depilación láser. “De esta forma agilizamos el afeitado y evitamos la foliculitis o inflamación de determinados folículos pilosos”.

Plazo: 3 meses antes.

Precio: Perfilado, 46 euros por sesión; barba completa, 80 euros.