• Ten huevos: 10 ideas originales para los amantes del huevo

Ten huevos: 10 ideas originales para los amantes del huevo

El huevo, ese fondo de nevera que nunca nos falla. Si ya lo decían las abuelas cuando íbamos de improviso a su casa a comer

El huevo, ese fondo de nevera que nunca nos falla. Si ya lo decían las abuelas cuando íbamos de improviso a su casa a comer y, después de zamparnos tres platos (porque ya sabéis que las abuelas piensan que comemos poco aunque hayamos ingerido tres platos de paella) nos decían: “Te has quedado con hambre, ¿te frío un huevo?”

He creado un listado de diez ideas para los amantes del huevo, así vamos construyendo alternativas a ofrecer para cuando seamos abuelas y tengamos que dar de comer a nuestros nietos (risas).

Apúntalas y ve poniéndolas en práctica hasta entonces:

1. En una sartén, con una gota de aceite, casca un huevo y cuando lleve 2 minutos añade medio tomate y una rodaja de mozzarella fresca. Tápalo. Sírvelo con medio mollete y añádele una hojas de albahaca fresca.

2. Marina un huevo hervido a tu punto preferido en un bol con una mezcla de 6 cucharadas de salsa de soja, 1 cucharada de aceite de sésamo, 8 cucharadas de sake, 1 cucharada de azúcar, 1 diente de ajo rallado y jengibre fresco rallado al gusto. Después utilízalo para ensaladas, sopas o sobre el pan.

3. Hierve un huevo durante 7 minutos exactos y corta la cocción con abundante agua fría. Sobre una tostada de pan de cereales unta una cucharada generosa de olivada, unos granos de granada, queso feta y el huevo. Corta con un cuchillo y goza el foodporn.

4. Haz un huevo a la plancha y , antes de que se cocine por encima, dóblalo. Se pegaran los bordes entre sí y quedará líquida la yema. Perfecto para sándwiches donde gozarlo a base de chorretones.

5. En una sartén con una gotita de aceite casca dos huevos, mueve con una cuchara la parte de la clara directamente en la sartén y cuando esté cuajado apaga el fuego y mueve también las yemas. Échale una pizca de sal y gózalo acompañado de una cucharada de hummus de remolacha o paté de curry y papaya. Añade cebolla morada cortada fina y berros. Con pan o sin, es una delicia.

6. Bate dos huevos y viértelos en una sartén grande (un chorlito de aceite) en la que puedas extenderlos en una capa fina. Cuando esté cocinado sácalo con cuidado y deja que se enfríe un pelín. Extiende queso crema, unas hojas de berros y unas lonchas de salmón. Enróllalo y disfruta.

7. Haz un huevo mollet (7 minutos de cocción) y resérvalo mientras se enfría con agua fría. En un pan de mollete pon tomate a rodajas, aguacate bien maduro cortado en láminas finas, un picadillo de menta y cilantro y el huevo coronando. Lujo mañanero.

8. Sin pelar el huevo, agítalo fuerte con la mano durante un minuto o dos. Después hiérvelo como siempre. Al pelar el huevo será completamente amarillo. Una manera muy visual de añadirlo a tus platos.

9. Separa la clara del huevo. Bate la clara hasta llevarla a punto de nieve. Ponla (con dos gotas de aceite) sobre una bandeja con papel de horno, añádele tus especias preferidas y haz un hueco en el centro que no se vea el fondo y pon la yema en ese hueco. Hornea 10 minutos y listo.

10. Haz un huevo a la plancha vuelta y vuelta (el truco es tener el fuego muy fuerte y girarlo cuando el huevo esté prácticamente hecho). Sobre una tostada de pan blanco unta queso crema, añade una loncha de salmón ahumado y unos rabanitos a rodajas. Sobre toda esta maravilla, pon tu huevo a la plancha y a disfrutar.