50 Cent, arrestado por insultar a su DJ

El cantante fue detenido anoche tras un concierto en la isla caribeña de San Cristóbal, donde injuriar en público está penado por la ley

El cantante fue detenido anoche tras un concierto en la isla caribeña de San Cristóbal, donde injuriar en público está penado por la ley

50 Cent, nombre artístico del rapero estadounidense Curtis Jackson, fue arrestado anoche tras una actuación en la isla de San Cristóbal (El Caribe). ¿El motivo? Llamar «hijo de p***» al DJ que le acompañaba frente a las más de 40.000 personas que acudieron al concierto.

#50cent #PIMP #stkitts #stkittsmusicvestifle

Un vídeo publicado por Samantha Stowe (@yayysamm) el

Según el portal de noticias «TMZ», las autoridades de la isla habrían advertido de antemano al cantante sobre las consecuencias legales de injuriar a una persona en público, un delito menor aunque penado de acuerdo con la normativa legal vigente en San Cristóbal. No obstante, el rapero pasó por alto dicha advertencia y no dudó en coger el micrófono para insultar a su pinchadiscos por no tener preparada la lista de canciones que le había encargado antes del concierto.

Así, al término de la actuación, la Policía subió al escenario y acto seguido lo arrestó. Jakson aún desconoce la cantidad que tendrá que desembolsar, aunque puede hacerse una idea por casos similares al suyo, como el del su colega, el rapero DMX, que tuvo que hacer frente a una sanción de 376 dólares en 2003 por los mismos hechos.

50 Cent mantiene un pulso con la Justicia desde que se inició en el mundo de la música. Así, mientras hacía sus primeros pinitos como rapero, estuvo tres años en prisión por posesión ilegal de un arma y tráfico de drogas. Más tarde, fichado ya por Interscope, la discográfica de Eminem, tuvo que pagar una multa de cinco millones de euros por difundir un vídeo erótico en el que aparecía Lastonia Levinston, la ex novia de Rick Ross, un rapero rival, sanción que le llevó a declararse en bancarrota.

Su última aparición en los juzgados se produjo en julio del año pasado, cuando acudió a la Corte Suprema de Manhattan para testificar sobre su lujoso estilo de vida, ya que el tribunal lo consideraba incongruente con su presunta situación de bancarrota. Y es que la continua afición del cantante a publicar fotos en las redes con joyas y coches de alta gama llevó a la revista «Forbes» a nombrarlo como el quinto rapero más rico del mundo, estimando su fortuna en 155 millones de dólares. Pero nada más lejos de la realidad: el abogado de Jackson desmintió en el juicio tal información, alegando que las publicaciones del artista en las resdes no eran más que alardes.

50 Cent vuelve así a verse las caras con la Justicia y deberá permanecer en la isla de San Cristóbal hasta mañana, cuando acudirá a los juzgados para abonar la multa correspondiente por los hechos acaecidos en el concierto de ayer sábado.