Flores y brotes verdes de moda

La Mercedes Benz Fashion Week finalizó ayer con su última jornada en la que desfilaron Ailanto, Marcos Luengo o Menchen Tomas y en la que no faltaron motivos primaverales

Rojos y estampados florales en el carrusel final del desfile de ayer de Menchen Tomas
Rojos y estampados florales en el carrusel final del desfile de ayer de Menchen Tomas

La Mercedes Benz Fashion Week finalizó ayer con su última jornada en la que desfilaron Ailanto, Marcos Luengo o Menchen Tomas y en la que no faltaron motivos primaverales

A la espera de la próxima medida –polémica porque nunca llueve a gusto de todos– que introducirá la versión española del «Comité Colbert», que en la MBFWM se llama Comité de Moda, Ifema cerraba anoche la nave 14 que durante cinco días ha mostrado las colecciones de 30 diseñadores españoles. Menos público. Áreas nuevas en el exterior de las pasarelas, como la Sala de Compradores, donde los diseñadores han podido mostrar sus colecciones a los que han venido.

Han sido protagonistas las palomitas Anaconda, y la desorientación por el adelanto de fechas del calendario, en vez de en septiembre, porque al parecer, siendo ahora, se facilita la presencia de prensa extranjera. Lo más polémico de los cambios han sido los diseñadores que se han quedado fuera de la pasarela porque no se ajustaban a los rigurosos criterios de ese Comité de Moda. Lo que es inamovible es la moqueta, en la que sigue desfilando Roberto Torreta, que esta edición se hacía un Felipe Varela evitando las entrevistas. La ausencia de representantes de Inditex, que son los principales patrocinadores y uniforman a los azafatos y azafatas –que, por cierto, tienen que devolver la equipación una vez terminado el «show»–. Y por dejar de venir, también se ha ausentado Cuca Solana, presidenta de Honor.

Por lo demás, las cifras mostrarán, cuando se hagan públicas, cuál ha sido el balance de la 68 edición. De momento, ayer supimos que un pequeño joyero, obra de Lalique, fue el detonante de la colección de los hermanos Ailanto. El homenaje al hombre que dignificó el vidrio con sus creaciones Art Nouveau, se lo brindan los gemelos vascos, con las veladuras de organza de seda como si fueran lámparas satinadas y los estampados de prímulas, peinetas o cisnes que animan las mangas con mucho volumen o los volantes, pliegues y frunces que sitúan en escotes y talles. A pesar de que para La Condesa era su primer desfile en Ifema –la primera vez que vino fue hace ocho años como bloguera– no se quedó a disfrutar de su post-desfile. Fue un homenaje al lugar donde pasó muchos veranos, las piscinas Conde de su familia y no se quedó porque tenía entradas para el concierto de Beyoncé. La Condesa comenzó diseñando para rockeros así que la música es prioridad. Estampado de piscinas, rótulos de anuncios, colores neón y lentejuelas. Ropa para momentos de felicidad.

Marcos Luengo tomó dos referencias: Oriente con sus kimonos y cinturones obi y los fondos marinos. Con los primeros hace abrigos de entretiempo y los segundos los estampa en vestidos túnica, rectos con cuello mao o la versión de vestido sobre pantalón. Menchen Tomás se pasea por la Cuba de los 50 con referencias al blanco de la santería y a las fiestas elegantes que luego se pasaban por Tropicana. Según el jurado, los ganadores han sido Afrodita, como modelo, y Jorge Vázquez, como colección. En la tercera fila del diseñador gallego se sentaron las mejores compradoras: las hermanas Yowe, con tiendas en León, Santander y «pop up» ocasionales en Madrid, Un lujo tenerlas en la pasarela.