Tania Llasera vuelve a llamar a la cigüeña

La presentadora espera a su segundo retoño junto a Gonzalo Villar

Tania Llasera
Tania Llasera

La presentadora espera a su segundo retoño junto a Gonzalo Villar

Tania Llasera ya puede lucir orgullosa barriguita y es que ¡está de nuevo embarazada! «Tengo noticias bastante evidentes y voy a dejar que mis curvas hablen», anuncia la guapa presentadora de televisión en la última entrada de su videoblog «Dando la talla que es gerundio». No es la primera vez para la de Bilbao, que ya se estrenó el pasado 12 de enero de 2016 como madre de Pepe Bowie, un precioso angelito rubio con ojos azules bautizado en honor al cantante fallecido en esa misma fecha.

La naturalidad es el ingrediente estrella de la actriz e hizo gala de él al confesar que está muy feliz y deseando darle a su hijo un hermanito.

Además, ha esperado a estar «muy embarazada» para hacerlo público, aunque la noticia ya se había filtrado a la Prensa cuando sólo estaba de cuatro semanas: «Aluciné, casi no lo sabía ni mi familia y estoy de mucho menos de lo que decían». Y añadió: «Pepe va a tener un hermanito o hermanita, no lo sabemos todavía, y yo no puedo dejar de dormir».

La rubia está encantada con su faceta de madre, una experiencia que califica como «fantástica», aunque como bien reconoció: «Te cambia la vida». Una vida que ha formado al lado de Gonzalo Villar desde que se dieron el «sí, quiero» un cálido 22 de septiembre de 2012 en una romántica ceremonia celebrada en el Algarve portugués.

Para la presentadora no todo han sido buenas nuevas y es que, desde que en 2014 dejara su adicción al tabaco, sufrió un aumento notable de peso del que se cebaron no pocos medios, causando un gran enfado a la bilbaína, que se convirtió en todo un ejemplo por estas declaraciones que publicó en su videoblog: «Pienso que nuestra sociedad está realmente enferma, dado que soy noticia por unos kilos... Si todo este “acoso"por mi peso me hubiese ocurrido de joven, no sé qué hubiera sido de mí. Gracias a mi edad, lo llevo divinamente...de verdad».

Ahora sus curvas ya no tienen mayor protagonismo, excepto la de su felicidad, con la que afirma: «Me voy aponer muy gordita y voy a ser muy feliz». ¡Y nosotros que nos alegramos!