Unas fiestas entre rejas: se acabó el belén

En un año especialmente prolífico en la encarcelación de rostros conocidos, LA RAZÓN analiza cómo pasarán estas fechas tan especiales los presos más mediáticos del país

José María del Nido: Dulces navideños en momentos amargos

Ingresó en la prisión de Sevilla I el pasado 5 de marzo y a los dos meses fue trasladado a la de Huelva ya que fue acusado de vulnerar el régimen de visitas. Su actual mujer, Laura Marcos, y su hijo José María del Nido, fruto de su anterior matrimonio, acudían casi todos los días a visitar al ex presidente del Sevilla Fútbol Club en calidad de abogados. El sevillista tiene una condena de siete años por el «caso Minutas» y éstas serán sus primeras Navidades entre rejas y en una de las prisiones más conflictivas de España. Su esposa nos asegura que no quieren hacer declaraciones, «que todo está bien; José María está bien y yo igual que siempre». Del Nido procura mantenerse muy activo dentro de la prisión. Practica deporte, colabora en las tareas de limpieza y aprovecha para leer y estudiar casos judiciales que le llegan de sus compañeros de celda, a los que procura asesorar. El director de prisiones de Huelva fue acusado de concederle privilegios porque le habría permitido una reunión «a puerta cerrada» con el presidente de la Federación española de Fútbol, Ángel María Villar. El abogado podrá degustar el menú especial de Nochebuena que servirán ese día acompañado de aperitivos y dulces navideños, así como el de Nochevieja y el roscón de Reyes, pero sobre todo, lo que más le apetecerá será abrazar a sus seis hijos, especialmente a los tres pequeños, a los que echará muchísimo de menos esta Navidad.

Francisco Granados: El 24 recibirá una bolsa individual con turrón y mazapán

Quién le iba a decir al ex consejero de la Comunidad de Madrid que éstas iban a ser sus primeras Navidades entre rejas. Francisco Granados celebrará estas fechas tan señaladas en la prisión madrileña de Estremera, donde en prácticamente un mes y medio se ha integrado perfectamente con el resto de presos. En el módulo preventivo trata de llenar su tiempo jugando al parchís, y entre partida y partida celebrará una Nochebuena en la que, como gesto especial, se le dará, al igual que al resto de presos, una bolsa individual con un trozo de mazapán, turrón y almendras garrapiñadas. El objetivo, en definitiva, es tratar de hacerles más dulces estas fechas. También recibirá una bolsa con uvas en Nochevieja para que se las lleve a su celda después de cenar. Granados no podrá degustar un menú especial como los que se ponían antes en estas fechas (con la crisis se ha recortado bastante el presupuesto) y, por supuesto, nada de alcohol. Lejos quedan aquellos años en los que cenaban cordero y se traía un artista de fuera; ahora el menú es más ajustado, aunque siempre en cocina se intenta servir algo especial para estos días. De lo que sí podrá disfrutar el ex consejero de la Comunidad de Madrid es de los bollos que hagan sus compañeros, porque en este centro penitenciario hay una panadería en la que se enseñan los trucos de las tahonas a los presos, y de la tradicional misa del día de Navidad.

Gerardo Díaz Ferrán: Cenará antes de las ocho en una mesa adornada

Para el ex presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, serán las terceras Navidades que pasa entre rejas. Ya sabe que tanto en Nochebuena como en Nochevieja cenará pronto (a las 19:30). No habrá regalos. Pero sí adornos en las zonas comunes. Y como viene siendo habitual, tratará de pasar el tiempo jugando a las cartas, al mus en concreto, o al parchís. Ingresado en el módulo 10 del Centro Penitenciario de Soto del Real, Díaz Ferrán se encuentra perfectamente integrado en la prisión e intenta ejercitar su mente enseñando contabilidad al resto de presos. No se aburre, en Soto del Real hay actividades continuamente. También obligaciones, como limpiar la celda y hacer la cama por la mañana, algo que tanto él como el resto de presos harán ya sea Nochebuena, Navidad o Nochevieja. Después podrá salir al patio dos horas por la mañana y otras dos horas y pico por la tarde. Tras cenar, tendrá que volver a su celda y se someterá, como cada día, al recuento de presos. Al terminar, aunque toque el apagado de luces, no son los funcionarios los que las apagan sino los presos los que se autogestionan las luces, por lo que podrá si quiere retrasar su hora de sueño si no arma mucho jaleo. Y ésta no será la última Navidad que pase en este centro, ya que el juez Eloy Velasco prorrogó recientemente otros dos años más su prisión preventiva ante el riesgo de fuga y la gravedad de los delitos de los que se le acusa.

Luis Bárcenas: Espera volver a brindar con Benjamín sin alcohol

Éstas serán las segundas Navidades que pase Luis Bárcenas en la madrileña prisión de Soto del Real, donde continúa encerrado en el mismo módulo que el primer día: el 4. Aunque aún es pronto para saber qué cenarán estos días, el año pasado el ex tesorero del PP ya disfrutó de unos benjamines sin alcohol, y todo apunta a que este año brindarán de nuevo con este cava que cuesta poco más de un euro. El acusado de administrar y repartir la «caja B» del Partido Popular vía sobres, así como de amasar una fortuna monumental, ya pudo disfrutar el pasado domingo de un concierto de rock y en breve lo hará de un espectáculo de flamenco organizado por una ONG de poblado gitano, aunque a priori para el día 24 no hay ninguna actividad especial prevista. Es decir, que Bárcenas podrá hacer lo que le gusta: practicar yoga, jugar a las cartas y después de cenar bien pronto, disfrutar de una buena lectura. Todo sea por entretenerse y no pensar en aquellos días en los que, a pesar de haberse hecho pública su implicación en la «caja B», se iba a esquiar fuera de nuestras fronteras. Y no será porque su defensa no lo ha intentado. Pero se ha encontrado con la negativa reiterada de Pablo Ruz. Con la última, ya son cinco veces las que el juez de la Audiencia Nacional rechaza poner en libertad al ex tesorero del PP ante la posibilidad de que pueda fugarse.

Jaume Matas: Tomará las uvas en su celda y podrá ir a misa el 24 y el 31

A pesar de su frustrado intento por conseguir el tercer grado, el ex ministro y ex presidente de las Islas Baleares celebrará las Navidades entre rejas. A priori no está programada ninguna actividad especial en el centro penitenciario de Segovia. Es decir, que como cualquier día, Matas podrá realizar una actividad por la mañana y otra por la tarde. Tampoco verá adornos navideños en las zonas comunes ni nacimientos, ya que sólo hay decoración en el módulo 1 de deficientes psíquicos de la prisión y en aquellas celdas que los presos quieran individualmente decorar. Lo único especial previsto en el centro en el que Matas tendrá que pasar sus nueve meses de condena es la misa de Navidad del día 24 y otra el 31. Ese día, el presidente de Baleares desayunará, comerá y cenará con el horario habitual. Lo que implica que en Nochevieja cenará a las 19:45 junto al resto de presos. Una comida rápida, porque las uvas las tomará en su celda, ya que antes de las 21:00 horas el ex ministro tendrá que haber abandonado el comedor y haberse encaminado a su celda. Algo que seguro no imaginó cuando meses atrás recibió el tercer grado, lo que le permitía salir de la prisión de Segovia durante el día y pasar en libertad los fines de semana; un cumplimiento de la pena en régimen abierto que le fue revocado este mes y por el que Matas «disfrutará» de unas Navidades entre rejas.

Julián Muñoz: Una amenaza de ictus antes de la Nochebuena

Para el ex alcalde de Marbella éstas serán sus segundas Navidades dentro de la prisión de Alhaurín de la Torre (Málaga), tras el susto de ayer, cuando fue ingresado en el hospital con síntomas similares a los de un ictus. Desde hace tiempo se encuentra muy enfermo y sus allegados advierten de que así «no llegará a junio del próximo año». Está triste, desolado y, lo peor de todo, no ha dejado de fumar, lo que perjudica bastante su salud. Antes de su ingreso en el hospital ya se pasaba la mayor parte del tiempo en enfermería y hace unos días acudieron unos forenses a petición del juez de vigilancia para que le hicieran un estudio general y le realizaron unos análisis para evaluar su estado. Julián Muñoz ha solicitado salir de prisión por enfermedad. Está a la espera de los resultados, aunque no tiene muchas esperanzas de que le sea concedida la excarcelación. De vuelta en el penitenciario tras sentirse indispuesto, el día 24 por la mañana se celebrará la misa de Navidad, en la que podría coincidir con su ex Mayte Zaldívar. Pero el día que se vive allí dentro con más ilusión es el de Reyes: el salón de actos se llena de juguetes nuevos que han ido recogiendo los trabajadores del aeropuerto de Málaga para que los presos se los puedan entregar a sus hijos. Julián lo está pasando mal. Hace unos días tuvo que pedir prestado a un amigo que lo visita frecuentemente ochenta euros para el peculio. No tiene dinero ni para café.

Isabel Pantoja: Cena en plato de plástico y un regalo de las funcionarias

Ni en sus peores pesadillas pudo imaginar que comería el turrón en la prisión de Alcalá de Guadaíra (Sevilla). Las Navidades serán muy duras para Isabel. No podrá disfrutar de los suyos y no estará en Cantora como tantas otras veces organizando la cena y cantando los villancicos. Las funcionarias de prisiones saben que estas fechas suelen ser muy depresivas para las reclusas y por eso en la cárcel sevillana trabajan durante meses para que la Nochebuena sea diferente. La cena comenzará a las 19:30 horas y se alargará un poco más de lo normal. En las mesas colocarán manteles especiales y no cenarán en las bandejas, sino que comerán en platos navideños, aunque de plástico. La tonadillera disfrutará de unos entremeses y aperitivos y de un menú distinto al habitual. Ese día además de agua podrán beber refrescos. Al final de la cena, una interna de cada módulo se disfrazará de Papá Noel y repartirá los regalitos «personalizados» que con tanta ilusión han preparado las funcionarias para cada reclusa. Tras el reparto, algunas presas representarán la obra de teatro que durante dos meses llevan ensayando. Luego cantan villancicos y puede que en ese momento Isabel se anime y regale a sus compañeras una canción navideña, pero no participará en el coro de la prisión. «No se le ha pedido ni se le va a pedir por ahora que cante», aseguran fuentes penitenciarias.

José Ortega Cano: Su posible primer día en libertad y un libro a la vista

El martes, el torero José Ortega Cano cumplirá 61 años dentro de la prisión de Zuera (Zaragoza) y ocho meses de su ingreso en prisión. Ese día, tanto sus familiares como el propio maestro esperan recibir el regalo más deseado: su primer permiso penitenciario, su primer día en libertad. El diestro no quiere ilusionarse y por ese motivo no ha organizado ningún plan especial para la Nochebuena con su novia Ana María Aldón, ni con sus hijos José Fernando, Gloria Camila y el pequeño José. «Hay bastante confusión», nos comenta un familiar. «No sabemos si va a salir o no. Por eso, en principio, cada uno va a cenar en su casa». El maestro pasa las horas dentro de prisión lo más ocupado que puede para evitar pensar. Estudia idiomas, hace muchísimo deporte, contesta las cartas que recibe de amigos y seguidores y, lo más importante, está escribiendo su «diario de prisión», que no sabemos si decidirá publicarlo. Ana María, hoy, como cada sábado, acudirá a visitarlo. No ha fallado ni un solo fin de semana. Se trasladó a vivir a Zaragoza junto con el hijo que tienen en común y cuida personalmente de que no le falte nada. El diestro está más feliz que unos meses atrás. Por fin ve que su hijo mayor, José Fernando, va por buen camino dentro de la Clínica López Ibor. Él sí que pasará la Nochebuena con su hermana Gloria Camila en la casa de su tía en Madrid. Ahora sólo desean que se les una su padre.