A los hombres les suben los colores

La Embajada Francesa fue el marco elegido para la V Pasarela de Moda de LA RAZÓN, en la que predominó el lujo urbanita

Quizá la Embajada de Francia en Madrid sea uno de los lugares más glamurosos de la capital de los que podría emplazarse la V pasarela de moda de LA RAZÓN. Sus grandes salones caracterizados por una estética decorativa Luis XVI, que hacen soñar con Versalles, iluminados con espectaculares lámparas de araña, enmarcaron una bienvenida a la primavera llena de elegancia y distinción.

Era la hora del brunch, los invitados ya estaban perfectamente colocados en sus asientos y el murmullo general se impacientaba entre la duda y la imaginación sobre qué se vería sobre el «catwalk», que finalizaba sobre un escenario en forma de cruz. La música empezó a sonar y el desfile dio comienzo con un ritmo marcado por la delicadeza con la que se movían las modelos ataviadas por los caftanes que presentaba Albert Oiknine, el único diseñador extranjero que participó en esta cita con la moda. El creador marroquí, recién llegado de EE UU, utilizó materiales como el tull, la seda y los encajes, todos ellos tejidos muy ligeros que se mimetizaron con los cuerpos de las modelos que iluminaban los salones de la embajada con cada uno de sus movimientos vestidas con estas telas. «Para esta colección he utilizado tules con encajes integrados. En las prendas predominan las piedras de strass y de agua dulce que hacen que cada modelo sea único en sí mismo», comenta Albert Oiknine.A partir de este momento sobre la pasarela dominó la presencia masculina, y fue Adolfo Dominguez quien en el mismo instante en el que una voz anunciaba su nombre puso a dos modelos ante los ojos de los invitados. El diseñador, trasladó a la sala al completo a los 70 a través de una indumentaria inspirada en los clásicos de aquellos años como Alain Delon y Steve McQueen. Una propuesta capitaneada por los tonos mediterráneos: blanco, arena, Khaki y verde, con el lino como materia prima. A continuación, le llegó el turno a Lester, una marca, que desde su creación ha tenido como seña de identidad el uso del color, y esto quedó reflejado sobre la pasarela. Chaquetas en tonos muy vivos y poco estructuradas, camisas lavadas, pantalones sin pinzas y jerseys y camisas de algodón pasearon por los salones de la Embajada Francesa. «Hemos presentado la colección de esta primavera para la que usamos tejidos ligeros, básicamente algodones y linos», asegura el director comercial de Lester, Carlos Satrústregui Marfull.

Un hombre en colores

Y le llegó el turno al particular homenaje a la camisa masculina realizado por Mirto. «Apostamos por un concepto sport sofisticado, que mezcla lo lujoso con lo desenfadado. Un estilo clásico reinventado a través de los tejidos premium», confirman desde la marca. Presentó una colección que apuesta por un hombre vestido con estampados de microdibujos y motivos florales. Recurre a una estética «liberty» renovada con prendas «oversize» en colores vivos como el coral, el berenjena y el verde bosque. Cabe destacar su forma de reinterpretar el traje, «El algodón con raya diplomática, camisas con cuellos “cutaway”, cuadros de vichy y el nuevo “tailoring” en la forma del traje bermudas», comentan desde Mirto. En quinto lugar pisaron la pasarela los diseños de Purificación García, una colección en la que se respira el estilo «preppy». Las prendas juegan con la combinación del punto con blazers, bermudas y chinos. Una propuesta estival y desenfadada que cuida cada detalle y busca a un hombre presumido con coderas, felpics e interiores de colores contrastados.

El encargado de cerrar el desfile fue Roberto Verino, que, haciendo gala de su dominio de la moda urbana, presentó unas prendas masculinas en las que reinaban los tejidos cómodos sin perder de vista el lujo de la marca. Entre los materiales utilizados destaca que el genio de la aguja se atrevió con el tejido denim sobre la pasarela, el cual dominó gran parte de los «outfits», además apostó por el algodón y el lino logrando una atmósfera «chic y casual». «En mi colección manda el azul marino, que es un color excelente para crear fondo de armario, también he querido jugar con otros tonos como los tierra y el beige, y sobre todo he intentado aportar elementos más visuales con el uso del verde y el rojo que es un color muy positivo que transmite ilusión y buen rollo. Busco vestir a un hombre de ciudad que es sport y a la vez elegante», dice el diseñador sobre sus propuestas. El desfile estuvo acompañado con los bolsos de Mar Flores, que encajaban con cada uno de los estilismos a la perfección.

El carrousel final que cerró el desfile contó con la presencia de dos nuevos caftanes de Oiknine, en esta ocasión fueron unos diseños de gala. Sobre el escenario aparecieron de nuevo algunas de la propuestas de la tarde con el colofón final de todos los modelos dispuestos en forma cuadrado dado todos ellos la cara hacia un público que se prorrumpía en aplausos.

Los diseñadores

► Adolfo Domínguez

► Roberto Verino

► Purificación García

► Mar Flores Madrid

► Mirto

► Lester

El detalle

LA V Pasarela de LA RAZÓN, contó con la especial presencia de Albert Oiknine, quien acerca la moda de su país natal a la mujer occidental. «Diseño para vestir a una mujer internacional y moderna. El caftan queda muy bien y se adapta al cuerpo. La gente eso lo ha apreciado. Es para una mujer que quiere estar a la moda», comenta el creador. Y añade, «Utilizo técnicas ascentrales marroquíes para tratar el encaje».

Mar Flores Madrid

Un hombre que cuida los detallesAdemás de las prendas de vestir, en la indumentaria cuenta con gran importancia la elección de los accesorios. El La V pasarela de moda de LA RAZÓN, se contó con las creaciones de Mar Flores Madrid para completar los «outfits» de los modelos,

Un hombre con bolso

Sobre el «catwalk» se disfrutó de un hombre que le ha perdido por completo el miedo a llevar bolso. La creadora ha realizado una línea de bolsos cómodos y prácticos en tamaños «oversize» y de mano en los que se combinan diferentes materiales que se adaptan al día a día, como la piel y la loneta.

Notas de color

La tercera colección de Mar Flores se caracteriza por la mezcla del color con tonos neutros. «Estoy muy contenta con esta colección, para mí es una experiencia creativa muy interesante. Siempre intento diseñar las cosas que veo que aún no existen en el mercado», afirma la diseñadora.

Firma solidaria

Mar Flores presentó los tres pilares de la firma. Todos los productos se fabrican completamente en España, promueve el e-comerce, a través de la venta por internet y el 5% de todas sus ventas se destina a una causa benéfica. También promueve el sistema de fabricación artesanal para mantener este oficio.