En venta la casa de Prince en Marbella

La vivienda española de un mito mundial. La villa palaciega que fue en su día del cantante Prince está a la venta y en boga, más que nunca, tras la muerte de este icono internacional el pasado mes de de abril. Pocos, excepto los marbellís, saben de esta propiedad cuyo dueño actual nada tiene que ver con la estrella. La mansión, no obstante, recuerda irremediablemente a él y se vende por alrededor de cinco millones de euros.

Se trata de una construcción de novecientos metros cuadrados, ubicada al oeste de la ciudad malagueña, exactamente en las colinas del sector conocido como El Paraíso Alto, en un terreno que se extiende a lo largo y ancho de casi seis mil metros cuadrados. La residencia cuenta con seis dormitorios, seis baños, una piscina, gimnasio, pista de tenis, campo de golf y hasta un estudio de grabación.

Su estilo barroco, protagonizado por una escalera doble de estilo colonial con balaustradas en mármol blanco, no es para todos los gustos. Eso sí, la situación, la vista que se atisba desde sus amplios ventanales, las comodidades que ofrece y el hecho de haber pertenecido a uno de los artistas más reconocidos de los últimos tiempos son factores que la convierten en todo un capricho.

A propósito...

-Esta lujosa residencia en Marbella fue mandada construir por el cantante como regalo de bodas para que su primera mujer, la bailarina puertorriqueña Mayte García, amaneciera viendo el mar.

-El artista quedó prendado de la Costa del Sol tras un concierto en 1990 y no dudó en irse a vivir a ésta, la mansión de sus sueños, con la chica de sus sueños.

-Se casaron el día de San Valentín de 1996. El 16 de octubre del mismo año nació Boy Gregory, el primer hijo de la pareja, que murió sólo una semana después debido al síndrome Pfeiffer.

-Prince volvería a Marbella a dar un concierto en 1998, pero la pareja no consiguió sobreponerse a la dura pérdida del bebé, se separó y el cantante no quiso volver a pisar el sur español.

-Ella sí lo disfrutó durante algún tiempo más. Fue hasta 2006, cuando Prince vendió la casa desde Estados Unidos. Hoy, vuelve a salir al mercado de manos de la agencia Engel&Völkers.