Andalucía

AXA evitó el año pasado pérdidas de 11,6 millones de euros por fraude en sus seguros

La compañía advierte que no es una cuestión de picaresca, sino «un delito que puede acarrear cárcel»

La compañía advierte que no es una cuestión de picaresca, sino «un delito que puede acarrear cárcel»

Publicidad

La aseguradora AXA evitó en 2018 pérdidas de 11,6 millones por pagos indemnizatorios fraudulentos en Andalucía en todos sus ramos de negocio (Vida y No Vida, Particulares y Empresas), lo que supone un descenso del 3,3% respecto del año anterior. Esta es una de las principales conclusiones del I Mapa AXA del Fraude en Andalucía, que ha analizado casi 10.000 siniestros sospechosos de fraude de un total de más de 140.000 declarados en 2018 en la región. Este documento ha extrapolado los datos de la compañía por su cuota de mercado geográfica, y concluye de este análisis que la tasa de fraude al seguro en la región cayó en 2018 por primera vez desde 2015, situándose en el 2,38%, aunque sigue lejos de la media nacional, que está en el 1,88%.

Para el director de Fraude de AXA España, Philippe de Mingo, a pesar de que Andalucía muestra «una de las tasas de fraude al seguro más elevadas de España», señala que «la mayor parte de los clientes andaluces son honestos y realizan un buen uso de sus seguros». No obstante, añade que es importante advertir que este tipo de fraude «no es una cuestión de picaresca, sino un delito que puede llegar a acarrear penas de cárcel».

Atendiendo al fraude cometido por ramo, el patrón en Andalucía es muy similar a lo que sucede en el resto de España, de manera que el automóvil sigue siendo la línea de negocio que concentra el mayor porcentaje de fraude al seguro, con el 56% de los casos. El año pasado, sin embargo, este porcentaje era del 66%, lo que significa una caída de diez puntos porcentuales.

Por su parte, en el ramo de Multirriesgos (Hogar, Comercio y Oficinas y Comunidades) se observa un aumento de diez puntos porcentuales respecto al año anterior, hasta el 34%, motivado principalmente por el repunte del fraude en Hogar. Finalmente, Diversos (RC, Transporte, Industrias, Salud, Accidentes y Vida), ha mantenido su porcentaje respecto al año pasado en torno al 10%.

Publicidad

Atendiendo a la tipología del fraude, AXA asegura que el ocasional u oportunista es aquel que aprovecha la realidad de un siniestro para introducir daños preexistentes o anteriores. Después del repunte de este tipo de casos observado en 2017, el año pasado volvió a descender el número de esta tipología hasta representar el 47,3%.

Casi tres millones para evitar estafas

Publicidad

AXA invirtió el año pasado casi tres millones de euros en nuevas tecnologías y formación para reducir al máximo los casos de fraude. Se trata de modelos predictivos que utilizan la tecnología del «big data» para automatizar, por ejemplo, la detección de falsificaciones de documentos digitales.