Confirman el procesamiento del líder del PSOE de Huelva por presunta compra de ediles

Ignacio Caraballo aparece en las grabaciones como el muñidor del ofrecimiento de una delegación a un concejal y de un puesto de trabajo en una empresa de la Diputación para la mujer de otro munícipe para evitar una moción de censura.

Ignacio Caraballo aparece en las grabaciones como el muñidor del ofrecimiento de una delegación a un concejal y de un puesto de trabajo en una empresa de la Diputación para la mujer de otro munícipe para evitar una moción de censura.

La presunta compra de dos ediles en la moción de censura en Aljaraque salpica definitivamente al secretario general del PSOE de Huelva y presidente de la Diputación onubense, Ignacio Caraballo, imputado por un delito de cohecho al igual que los otros cuatro encausados: los dos concejales de Sí Se Puede Aljaraque, Pedro Escalante y Francisco Martín; el reresentante sindical José Luis Rodríguez; y J.M. M. R., de la compañía de aguas de Huelva. Los estatutos del PSOE marcan que los cargos encausados deben dimitir o cesar de sus cargos.

Se investiga la presunta compra de dos concejales de Sí Se Puede Aljaraque para frenar a finales del año 2016 una moción contra el PSOE. Se han desestimado los recursos de las defensas y el procedimiento prosigue.

La instructora del soborno de Aljaraque, que consiste en la presunta compra de dos concejales del partido Sí Se Puede Aljaraque para frenar a finales de 2016 una moción de censura contra el PSOE en el municipio onubense, ha desestimado los recursos de las defensas de los cinco investigados y ha ordenado continuar el procedimiento por el tribunal del jurado: entre ellos, contra el líder del PSOE onubense y presidente de la Diputación Provincial de Huelva, Ignacio Caraballo, que será juzgado finalmente. En el auto de la magistrada María José Fernández Maqueda, al que accedió LA RAZÓN, se apunta como origen de la causa el ofrecimiento del sindicalista a los concejales de una delegación municipal en un caso y un trabajo para la mujer del otro edil en la empresa de aguas de la Diputación a cambio de no seguir con la moción de censura.

“Eso está todo hecho. Ahí no hay problema seguro. No se tiene que preocupar... Como tú comprenderás, estas cosas hay que vestirlas. Lo que no quiero que aparezca en ningún momento una conexión entre una cosa y la otra, porque entonces es que vais a quedar como unos golfos, es que habéis hecho las cosas por dinero, cojones». El autor de estas palabras –según una grabación a la que accedió LA RAZÓN y que fue ofrecida, junto a otras en un pendrive, a la justicia–, es José Luis Rodríguez, sindicalista, y el contexto temporal, en torno a la frustrada moción de censura en el Ayuntamiento de Aljaraque (Huelva) en enero de 2017. En esas fechas, el presidente de la Diputación onubense, Ignacio Caraballo, agradecía públicamente la labor del secretario general de CC OO Huelva, Emilio Fernández, y del citado José Luis Rodríguez. En la conversación, se detallaban aspectos sobre el ofrecimiento de la contratación en la empresa supramunicipal Aguas de Huelva para la mujer de uno de los concejales de Sí Se Puede Aljaraque, Francisco Martín (Francis en el audio), que finalmente se echó atrás en la moción para desalojar al PSOE de la Alcaldía. Según la denuncia, también se ofreció al otro edil de Sí Se Puede una concejalía con asignación económica por ir a las juntas de gobierno.

A finales de diciembre de 2016 Sí Se Puede Aljaraque, que nació como filial de Podemos, anunció la ruptura del pacto con el PSOE en el Consistorio, así como un acuerdo con el PP. El 12 de enero, sorpresivamente, se anunció que socialistas y podemitas mantendrían la coalición. Un asesor de Podemos en Aljaraque, presente en las negociaciones, M. A. A., denunció en un juzgado de Huelva que la moción fue retirada después de que el PSOE ofreciera un puesto de trabajo a la esposa del concejal Francisco Martín tras una reunión en el bar Bernardino. El ofrecimiento, que se recoge en la grabación, lo habría realizado el citado Rodríguez como supuesto «enviado político de Caraballo», presidente de la Diputación de Huelva y secretario general del PSOE onubense. «Lo único eso, me gustaría atar bien el tema de lo de Francis. No sé cómo andará ese tema», se escucha al denunciante en la grabación. «Ha estado hoy hablando conmigo, que está preocupado con lo del tema de Aguas de Huelva de la mujer», continúa.

A lo que Rodríguez responde: «¿No le han llamado ya o qué?». «Yo le dije ‘no te preocupes’, porque ahí Caraballo dio el visto bueno. Ahí llamó al gerente y ahí no hay problema», continúa el interlocutor. «Eso ya está todo hecho. Ahí no hay problema seguro. No se tiene que preocupar. Los nervios de estas cosas. Como tú comprenderás, estas cosas hay que vestirlas. Hay que encajar. Una cosa fundamental, yo se lo he explicado a él. Lo que no quiero que aparezca en un ningún momento una conexión entre una cosa y la otra, porque entonces es que vais a quedar como unos golfos, es que habéis hecho las cosas por dinero», indica el sindicalista. Y continúa: «La gente no sólo tiene que ser honrada, sino que lo tiene que parecer».

«Hablando con Pedro –en referencia al otro edil podemita, Pedro Escalante–, dice que está un poco en el limbo, porque claro, él tampoco quería decirle a Francis ‘no te preocupes’. Hay que esperar, eso está un poquito en el limbo. Y se quedó como diciendo: ‘Bueno, aquí me la han dado por todos lados’», manifiesta el autor de la grabación. «Mira, ni Pedro ni nadie sabe cómo va eso. Eso lo sé yo. Ni mucha gente sabe eso ni quiero. Es una cuestión que hemos manejado bien ahí y no quiero que nadie se meta en las cosas que se hacen. Se ha explicado al responsable correspondiente que hay un proyecto nuevo y que se cumple con ella. Todo ese tipo de cosas. Y se la va a llamar», tranquiliza José Luis Rodríguez.

«(El) Francis me decía el jueves: ‘Es que no hemos firmado nada’. Pero qué vas a firmar», señala en otro momento el denunciante. «Qué va a firmar. Si va a hacer una ilegalidad. Además, si es un delito, una ilegalidad, cómo va a firmar eso. Esas cosas, hay cuestiones que tú sabes que tenemos que confiar. Si no, es una locura. Se ha hecho eso porque yo estaba allí», señaló el sindicalista. A lo que el asesor responde en el audio: «Él no ve el trasfondo de toda la historia. Las gestiones que hacéis otros, ni demás. Si Ignacio Caraballo ha dado el visto bueno, aquí no hay problema. Pero, claro, no está firmado. Pero cómo va a firmar». «Que va a firmar qué. Lo que me faltaba. Es que se me cae la barba. No se puede. Cómo va a firmar, una barbaridad», responde. «Eso está en marcha, no te preocupes que en su momento va a aparecer. Por qué, porque hay que desvincularlo de lo otro. ¿Tú no ves que lo está haciendo todo el mundo prudente?», indica con posterioridad.

En un momento de la conversación, ante continuas alusiones del interlocutor a que es «alguien de confianza de Caraballo», el sindicalista revela que muchos «han querido meter a gente, los colegas meten a los colegas y al final no hay quien pague los salarios de la gente que ha sacado sus plazas». Rodríguez también señala en la grabación: «Yo le hablo claro a la gente. El que quiera correr el riesgo de hablar a mis espaldas, que sea más inmaculado que la Virgen del Carmen. Me dedico a esto hace ya muchísimos años. ... Y este conocimiento me da las posibilidades de poder arreglar cosas a la gente».

En la última grabación a la que accedió LA RAZÓN sobre cómo se fraguaron las negociaciones, se escucha al concejal Escalante y al asesor de la antigua filial podemita que llevó el caso al juzgado, M. A. A., y se apunta directamente a Caraballo como muñidor del pacto y, al menos, de una parte de las contraprestaciones para los concejales, que, presuntamente, pasaban por la contratación de la mujer de Francis Martín en Aguas de Huelva y el pago a Escalante por asistencia como edil de Turismo. Caraballo defendió que el PSOE actuó «siempre en términos estrictamente políticos y desde la más absoluta legalidad».

«La cuestión está en que se justifique, porque ella ha estado contratada varias veces, que se justifique la contratación y punto. Aquí no hay más que hablar. Ella es una profesional y antes de nada, ella ya estaba trabajando en Aguas de Huelva con contrataciones y demás. La justificación está clara. Había finalizado el contrato, había otra necesidad y punto. Como buena trabajadora que es y con experiencia allí en la empresa, es la que se ha decidido firmar y se acabó», argumenta el edil. Fuentes de Aguas de Huelva señalaron en su momento a LA RAZÓN que «nadie ha presionado para que empleemos a ninguna persona» y que la afectada «lleva trabajando a través de ETT desde 2015 de forma intermitente». La mujer de Francis Martín, como informó este diario, se reincorporó a la empresa a finales de enero de ese año. Sí Se Puede se desvinculó de la moción el día 12 de ese mes.

Al término de la conversación, el edil de Sí Se Puede explicó la tensión con los concejales del PP tras la ruptura del pacto para la moción. «Sabíais que hasta última hora teníamos la puerta abierta para poder normalizar la situación» y «sabéis cómo son las cosas en política», se justificó ante ellos, explicó, señalando que se dirigían a una rueda de prensa en la que «nos habrán puesto de grana y oro. Ésa es la parte que nos toca asumir». En la anterior grabación, posterior en el tiempo a ésta, el sindicalista e intermediario José Luis Rodríguez, señaló, entre otras cosas: «Estas cosas hay que vestirlas. Lo que no quiero que aparezca en ningún momento una conexión entre una cosa y la otra, porque entonces es que vais a quedar como unos golfos, es que habéis hecho las cosas por dinero».