De la exigencia de «más autogobierno» a la crítica al modelo «tan descentralizado»

Podemos e IU reclaman «todas las competencias» y Cs opta por «armonizar» tributos en todo el territorio. Las conclusiones de los grupos dejan un baile de cifras: de los 4.000 millones del PSOE a los 5.000 que pide Maíllo

El líder de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín
El líder de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín

Podemos e IU reclaman «todas las competencias» y Cs opta por «armonizar» tributos en todo el territorio

Las conclusiones de los grupos dejan un baile de cifras: de los 4.000 millones del PSOE a los 5.000 que pide Maíllo

«El problema fundamental para la reforma es la escasa colaboración entre los partidos políticos». La máxima es del profesor Ferraro, uno de los expertos que han participado en el grupo de trabajo para la reforma de la financiación. Ayer expiró el plazo para que los grupos registraran en el Parlamento sus conclusiones. Podemos e IU, por un lado, apuestan por «más autogobierno» y la subida de gravámenes a las rentas altas y por un rechazo frontal a los copagos, y Cs, por otro, presentó un modelo opuesto, apostando por «armonizar» en todo el territorio, «desdoblar» impuestos y más redistribución de recursos entre comunidades. Cs criticó las «carencias de coordinación y cooperación en un país tan descentralizado». Las conclusiones dejan un baile de cifras. Si el PSOE habló de la necesidad de 18.000 millones más a nivel estatal, 4.000 para Andalucía; Podemos apunta a entre 16.500 y 20.900 millones a escala nacional y entre 3.400 y 4.000 para la región. IU reclama 5.000 millones más al año para Andalucía.

Podemos habla en su documento de «infrafinanciación». La formación morada reniega de los copagos o la subida de impuestos indirectos. La responsable de Economía de la formación, Carmen Lizárraga, apuntó como principales problemas «la insuficiencia global» del actual sistema de financiación autonómico (SFA) «en un escenario de reducción de ingresos tributarios provocado por la crisis» y que «Andalucía está infrafinanciada en términos absolutos y relativos». Podemos aboga por «fortalecer el autogobierno, asumir todas las competencias y ejercerlas tal y como aparecen en el Estatuto». Podemos habló de «una brecha negativa de 23.500 millones al año en el SFA de las comunidades de régimen común». La formación que lidera Teresa Rodríguez arremete contra «la lógica del techo de gasto y de las reglas de gasto» y denuncia «el insuficiente compromiso con la lucha contra el fraude fiscal y las reformas fiscales promovidas por los gobiernos del PP». También señala que «sería preciso dar transparencia a las aportaciones de País Vasco y Navarra, siempre bajo el respeto de su régimen foral». Según Podemos, «Andalucía recibe 82 euros menos por habitante que la media de las comunidades de régimen común, si se toma como referencia la financiación a competencias homogéneas de 2015. La permanencia del actual modelo generaría una infrafinanciación» de «entre 800 y 1.000 millones al año». Según la formación morada, «parte del endeudamiento» de Andalucía «se debe a la infrafinanciación sufrida». La formación arremete contra «la reforma del artículo 135 de la Constitución», que «dio lugar a un cambio en el orden de las prioridades, poniendo en primer lugar el pago de la deuda y sus intereses y dejando en segundo plano la garantía de los derechos sociales». El partido pide «una reforma sustancial» de este artículo «dando prioridad a la garantía de los derechos sociales». Podemos aboga por «fortalecer la capacidad de autogobierno» y cifra «la insuficiencia de Andalucía» en «al menos, entre 3.400 y 4.000 millones». «No obstante, estas estimaciones siguen siendo notablemente inferiores a la que se obtendría teniendo en cuenta los niveles de gasto en los países de la zona euro», añade. La formación morada también aboga por añadir al criterio de la población ajustada «algunos indicadores socioeconómicos» como «población protegida equivalente a efectos de gastos sanitarios; población de 0 a 18 años; universitarios matriculados en centros públicos; población en riesgo de pobreza o exclusión; tasa de desempleo e índice de temporalidad como medida de precariedad laboral». El grupo defiende «una Administración tributaria integrada y de corte federal» y apuesta «un proceso de reforma de la financiación local».

IU habló de «una merma de ingresos de 5.522 millones con respecto a la media». La formación liderada por Antonio Maíllo apuesta por «la población real» como «el dato más objetivo y básico para la prestación de servicios» sin negarse a incluir criterios como los riesgos de exclusión, la tasa de paro estructural o el abandono escolar. Según IU, «el único SFA que puede garantizar el autogobierno es el de una suficiencia de recursos que debe estimarse en un aumento de 18.000 millones», lo que «supone una afectación positiva para Andalucía en torno a los 5.000 millones».