Despedidos y con el currículum a cero

El descontrol del Gobierno andaluz, que tras 8 años denuncia la precariedad, deja a 840 empleados de colegios en la calle y sin opciones de ser recontratados

«Tirados» en la sede del PSOE-A
«Tirados» en la sede del PSOE-A

SEVILLA-Sale a abrir la puerta y deja a la madre el justificante del retraso mientras acompaña al niño a su clase porque el despertador no los ha sacado de su agotamiento a la hora convenida. Otro padre le cuenta que ese día el suyo está regular, por si se pone peor, y una hora antes de la salida suena el teléfono para avisar de que el alumno ha caído finalmente enfermo. A las dos, cuando la mayoría se marcha a casa, se calza un peto para atender otro de sus empleos con una empresa de trabajo temporal (ETT) y «monitoriza» a los pequeños mientras comen y hasta que recogen al último, a eso de las cuatro.

Siempre es la misma voz, la misma cara la que trata de solucionar los problemas en la matrícula o da de baja en teatro a la niña un mes después de haber empezado con tanta ilusión porque ya se ha aburrido. En el papel en el que se detallan sus funciones como administrativo de apoyo en un colegio público constan una retahíla de tareas: fotocopias o búsqueda de material están entre las peticiones de los maestros, que han aprendido a buscarse la vida desde que hay el mismo trabajo y la mitad de horas (y sueldo) para atender la secretaría del centro. Llámenla María del Mar o por cualquiera de sus otros 839 nombres, porque ése ha sido el día a día de gran parte del personal que ha manejado las entrañas de otros tantos colegios públicos durante ocho años. El lunes estarán oficialmente despedidos.

La Junta ha rescindido unilateralmente el acuerdo con las empresas adjudicatarias con el curso empezado y sus puestos serán cubiertos con nuevo personal. En todo este tiempo, realizaban labores de empleados públicos eincluso disponían de clave personal de acceso al programa de gestión educativa Séneca, donde figuran los datos de los alumnos y sus familias. Esa responsabilidad no se reflejaba en sus nóminas y contratos, renovados anualmente y sólo durante los meses del curso escolar: por 25 horas semanales percibían 487 euros netos. El curso pasado se vio reducido a la mitad al limitarse a doce las horas convenidas.

El caso de María del Mar, desde 2008 en un colegio de Sevilla, es sólo un ejemplo. «A mí al menos nunca han dejado de pagarme. A los compañeros de Cádiz y Huelva, sí», explica esta licenciada en Geografía e Historia. Ése fue el germen de las denuncias que han desvelado sus muy precarias condiciones laborales. El consejero de Educación, Cultura y Deporte, Luciano Alonso, justificó la decisión en que «la Junta ha estado pagando por este servicio 9 euros la hora y esta empresa menos de la mitad» a sus empleados. Para el sindicato CSIF, el Gobierno andaluz «será demandado y tendrá que indemnizar a estas personas por su dejadez. Es la responsable de la situación que ha generado», aseguran desde el sindicato CSIF. Su responsable de acción sindical, Francisco Iglesias, advierte de que no harán concesiones en ese aspecto. «No se puede homologar a quienes no posean la titulación requerida. Si necesitamos contratar médicos, ¿podemos contratarlos sin el título?», se pregunta.

«Sabíamos que esto podía ocurrir, yo tenía preparada la demanda desde junio. No queremos que nos regalen nada, sino que nos permitan acceder en igualdad de condiciones a esas plazas», explica María del Mar mientras apura su última semana de trabajo. «Los que están en las listas del paro tienen derecho a trabajar, pero hemos estado ocho años ahorrándole una pasta a la Delegación de Educación y ahora no se nos reconoce ninguna experiencia», se queja con desánimo.

En ese «impasse», los colegios, y sobre todo sus alumnos, serán quienes sufran el vacío hasta que se articule la oferta de empleo público. Hasta entonces, advierte, «vamos a luchar».

«Tirados» en la sede del PSOE-A

La Junta los pone en la calle «por protestar»

Unas doscientas personas apoyaron ayer la primera convocatoria de la Plataforma Andaluza de Monitoras y Monitores de Apoyo Administrativo. El colectivo se concentró en la sede autonómica del PSOE en Sevilla, desde donde partió una manifestación hasta la Plaza Nueva de la capital hispalense. Varias de las manifestantes escenificaron ayer su indefensión ante el proceder de la Junta de Andalucía tapándose los ojos y dejándose caer sobre el suelo con un cartel en el que se leía «Despedidos por la Junta por protestar».