«El loco del chándal»: Detenido por intentar matar a dos hermanas

El ex alcalde de Almadén, también agredido, asegura que «roció con gasolina sus casas»

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El ex alcalde de Almadén, también agredido, asegura que «roció con gasolina sus casas».

José Luis Vidal y sus dos hermanas ya pueden respirar tranquilos. Al menos, de momento. A las siete de la mañana de ayer la Guardia Civil desplegaba un dispositivo sin precedentes en la pequeña localidad sevillana de Almadén de la Plata, que se saldó con la detención de Manuel González, conocido como «El loco del chándal», y de su hermano José. Se les acusa de dos delitos de asesinato en grado de tentativa, ya que planearon acabar con la vida de las dos hermanas de Vidal, ex alcalde del municipio, incendiando sus viviendas.

Fue el 22 de noviembre de 2013 cuando Manuel fue excarcelado en virtud de la derogación de la doctrina Parot. Estaba condenado a 175 años de cárcel por un asesinato y 16 violaciones, cometidas en los años 90 en Cataluña. Provocaba heridas a sus víctimas con flechas y navajas, clavándoselas en los glúteos y en los genitales, cuando caminaban por la acera o en las bocas de metro. Salió de prisión sin estar rehabilitado y los propios psiquiatras lo calificaron como un «sádico sexual», puesto que disfrutaba viendo las caras de sufrimiento.

El miedo se extendió por Almadén, una localidad de apenas mil habitantes, cuando se conoció el posible regreso de Manuel a casa de su madre. Vidal, como regidor, se puso al frente de una manifestación ciudadana en contra de su vuelta. Incluso publicó un bando en el que exigía más seguridad. «Estaba cerrado el cuartel de la Guardia Civil y no teníamos Policía Local», relata a LA RAZÓN. Y entonces comenzó su calvario. En venganza, según asegura, comenzaron los insultos y las agresiones. «Rompió los cristales de mi casa, las lunas del coche, hizo pintadas y me pegó en dos ocasiones, una vez en compañía de su hermano». Vidal defiende su labor porque, «como alcalde, di la cara por mi pueblo». «Había mucho miedo, terror. Se derogó la doctrina Parot y salieron de la cárcel violadores y gente de esa calaña». Pese a todo, «le ofrecí toda la ayuda que podía necesitar, incluso trabajo». Pero los episodios de violencia no hicieron más que multiplicarse.

El 14 de mayo de 2016 intentó incendiar la casa de su hermana Lucía Atanasia, una operación que repitió el pasado 12 de marzo en la vivienda de su otra hermana, María Dolores, que es juez de paz de la localidad. «Fue por la mañana con gasolina a prender fuego a la casa».

Vidal agradece la labor del sargento instructor y jefe de la unidad de la Guardia Civil en Almadén, «un gran profesional que ha demostrado tener mucho interés en el caso». «Es la persona que ha llevado a cabo la investigación desde el principio».

Ahora está más calmado, pero la preocupación sigue rondándole la cabeza. «Nunca se sabe si esta gente te manda a un hermano o a un sicario. Este hombre lo único que ha sembrado es terror». Tanto es así que los vecinos del pueblo se niegan a hacer declaraciones. «No hablan ni quieren ser testigos de nada por temor a represalias». Algunos se han cruzado con Manuel por la calle, pero «huyen de este pájaro». «Ha hecho otras tonterías en el pueblo, en los bares cuando se emborracha», aunque tras las agresiones siempre huía.