El contrato de 47 millones lo ganó una empresa bien relacionada con el PSOE

La firma jienense consiguió aumentar la cifra de negocio a pesar de la crisis económica

Una empresa y varios negocios
Una empresa y varios negocios

El contrato de 47 millones que tapa la Junta y del que informó ayer este periódico lo consiguió una empresa bien relacionada con el PSOE. Dicho contrato para suministro de vehículos de alquiler a la extinta Empresa de Gestión Medioambiental (Egmasa) y que la Junta ha tardado cinco años en publicar en el Boletín Oficial del Estado (BOE) sin explicar los motivos, fue adjudicado a una UTE de tres empresas. Una de ellas bien relacionada con dirigentes del Partido Socialista.

La Unión Temporal de Empresas en cuestión es Universal-Carsan-Bujarkay. Las dos empresas de envergadura, con tamaño suficiente para conseguir un contrato como el que licitó Egmasa en 2007, ahora Agencia de Medio Ambiente y Agua (Amaya), son Universal Lease y Carsan. La tercera, Bujarkay, con sede social en Santiago-Pontones (Jaén) está registrada oficialmente como una pyme. Además del alquiler y renting de vehículos, presta servicios de taxi, ambulancias y tiene un complejo de turismo rural.

El administrador único es Fidel Castillo Punzano. Fuentes de su entorno y consultadas por este periódico resaltan sus relaciones privilegiadas con dirigentes del Partido Socialista, que han repercutido en la marcha de las ramas de actividad de su negocio. Entre estos dirigentes conocidos por Castillo Punzano figura Rafael Valdivieso Sánchez, sobrino de Gaspar Zarrías, ex consejero de Presidencia y «número dos» del Ejecutivo andaluz con Manuel Chaves. También José Álvarez Molino, ex alcalde socialista de Santisteban del Puerto (Jaén).

Se da la circunstancia de que Rafael Valdivieso fue gerente de Egmasa en Jaén hasta junio de 2007 –el contrato se licitó en agosto de ese año–. Después Valdivieso pasó a la Consejería de Obras Públicas como delegado provincial. Ahora ha recalado de nuevo en la agencia pública que absorbió a Egmasa, la Agencia de Medio Ambiente y Agua, pero ya con el puesto blindado por la ley de reordenación del sector público, tachada por los sindicatos que la han recurrido como «ley del enchufismo». A Rafael Valdivieso lo sustituyó precisamente en la gerencia provincial de Egmasa José Álvarez Molino, actualmente en el cargo.

Fidel Castillo reconoció a LA RAZÓN que conoce personalmente al sobrino de Gaspar Zarrías, pero igual que conoce a muchos otros dirigentes de todo signo político. «Conozco a cientos de miles de personas», argumentó. Las fuentes consultadas por este periódico sostienen, sin embargo, que la relación es estrecha. Sobre el contrato de 47 millones de Egmasa evitó pronunciarse y se remitió a la Unión Temporal de Empresas constituida con Carsan y Universal, en la que la pyme de la que es propietario asegura que tiene un porcentaje pequeño. Dado el escaso tamaño y la participación minoritaria en la UTE, lo que evitó aclarar es el papel que jugó entonces la empresa jienense Bujarkay en la sociedad que se hizo con el contrato de 47 millones de euros. El único activo aparente son las relaciones de Castillo Punzano con altos cargos de Egmasa.

Este periódico contactó asimismo con el actual gerente provincial de la extinta Egmasa, José Álvarez Molino, que también reconoció que conoce personalmente al administrador único de Bujarkay. Álvarez Molino, sin embargo, dijo no tener constancia del contrato de 47 millones de euros. Hay que recordar que la adjudicación se produce en diciembre de 2007, cuando este alto cargo de la Junta, ex alcalde socialista de Santisteban del Puerto, llevaba ya unos meses en el cargo. Bujarkay es una de las pocas empresas andaluzas que no ha notado la crisis económica, a tenor de sus depósitos de cuentas que aparecen en el Registro Mercantil. En 2007 la cifra de negocio fue de 3,5 millones de euros. De ahí pasó a 4,1 en 2008, 4,5 en 2009, 5,2 en 2010 y 4,8 en 2011. El resultado antes de impuestos en los años citados es de 399.626 euros, 257.868, 285.579, 520.974 y 1.183.167. Cifras abultadas pese a contar con una plantilla reducida: en 2011 tuvo a 16 personas empleados de media.

Una empresa y varios negocios

Bujarkay opera fundamentalmente en la provincia de Jaén. El administrador único es Fidel Castillo Punzano. Tiene varias ramas de actividad. Las más importantes son alquiler y renting de vehículos. Además cuenta con servicio de ambulancias, de taxis y hoteles rurales. Está registrada oficialmente como una sociedad pequeña, aunque la cifra de negocio ha superado los cinco millones de euros.