El costoso rearme del «sanchismo» en Andalucía

A 15 días del arranque de las batallas provinciales contra los «susanistas» cuentan con cinco candidatos oficiales. «A priori», los dos territorios en los que es «más fácil» que «haya partido» son Cádiz, aún sin aspirante, y Almería. En Málaga, tras el «no» de lópez, elegirán entre dos opciones: Rafael Fuentes o Mariló Narvaéz

Los socialistas Susana Díaz y Pedro Sánchez, en el congreso del PSOE andaluz que se celebró en Sevilla
Los socialistas Susana Díaz y Pedro Sánchez, en el congreso del PSOE andaluz que se celebró en Sevilla

A 15 días del arranque de las batallas provinciales contra los «susanistas» cuentan con cinco candidatos oficiales

«A priori», los dos territorios en los que es «más fácil» que «haya partido» son Cádiz, aún sin aspirante, y Almería

En Málaga, tras el «no» de lópez, elegirán entre dos opciones: Rafael Fuentes o Mariló Narvaéz

Hubo quien interpretó que si en el XIII congreso con el que los socialistas andaluces cerraron julio, su secretaria general y presidenta de la Junta, Susana Díaz, mantuvo como faro la frialdad con el líder nacional del partido, Pedro Sánchez, fue para enviar un mensaje a afines con vistas a los congresos provinciales del próximo otoño, en los que ya se sabía que los «sanchistas» podían plantear candidatos alternativos a los «susanistas». Una idea que cobró fuerza en un cónclave en el que los segundos dejaron a los primeros fuera de los órganos de dirección, como había sucedido a la inversa en Madrid. Los leales al secretario general aún tienen la intención de «dar esa batalla» en toda la comunidad, según confirmaron ayer a LA RAZÓN fuentes de ese ala del PSOE, pero rearmarse tras la épica de las primarias que resucitaron a Sánchez para hacer frente a la legión silente que apoya a Díaz en el que sigue siendo su fortín, pese a todo, no es camino llano. De hecho, a unos 15 días de que arranque la carrera por los liderazgos territoriales –se prevé que el día 2 de septiembre se convoque el grueso de los congresos en los comités provinciales y se abra luego el plazo para presentar las candidaturas y recoger los avales– no todas las opciones «sanchistas» están definidas.

Sí lo está la de Sevilla, donde la secretaria de la Agrupación Socialista de Miraflores y ex concejal en el Ayuntamiento de la capital hispalense, Eva Patricia Bueno, disputará a la actual secretaria provincial, Verónica Pérez, el mando del PSOE. La de Huelva también: José Martín, secretario general del PSOE de Aljaraque (Huelva), ex alcalde de ese municipio y sindicalista de UGT, competirá contra el presidente de Diputación y ahora máximo dirigente de los socialistas onubenses, Ignacio Caraballo.

Hay puntos de la región en los que el combate podría tener que darse a tres bandas. Es más, próximos a Sánchez auguraron que desde el sector oficialista en la comunidad se podría espolear a «candidatos fantasma» con un objetivo: «Dividir y vencer». Dicho de otro modo, para restarles avales y votos. Uno de esos casos será el de Granada, donde de nuevo el presidente de la Diputación provincial, José Entrena, anunció ayer que encabezará una candidatura en la que tendrán cabida «todas las sensibilidades sin excepción». Ya lo habían hecho antes, postularse, el secretario general de la Agrupación Local del PSOE de la capital granadina, José María Rueda, quien apoyó a Sánchez en las primarias de ámbito estatal; y el alcalde socialista de Maracena, Noel López, que apostó, al igual que Entrena, por Díaz en ese proceso orgánico; aunque éste asegura representarse a sí mismo en el proceso interno.

Algo similar podría suceder en Almería. Allí el elegido por el «sanchismo» ha sido Antonio López, ex diputado nacional y provincial quien podría tener que medirse con José Luis Sánchez Teruel, secretario general del partido en la zona y, según fuentes de la formación, con algún otro rival «que se lo está pensando». Barajan varias posibilidades, entre ellas la del senador y portavoz del grupo municipal en Almería, Juan Carlos Pérez Navas, quien se alineó con la presidenta de la Junta y por ahora no se ha pronunciado.

En Málaga, el sector de Sánchez no tiene cartel, después de que Ignacio López decidiera no optar a intentar capitanear el partido para centrarse en su cargo en la Ejecutiva federal –la secretaría de Movimientos Sociales–. Este periódico ha podido saber que esta corriente baraja dos opciones entre las que decidirá posiblemente esta semana: Rafael Fuentes, ex portavoz del PSOE y ex delegado de Hacienda en el Ayuntamiento de la capital malagueña; y Mariló Narváez, ex alcaldesa de El Burgo. El designado tendrá enfrente a los «susanistas» José Luis Ruiz Espejo, delegado de la Junta en la provincia; y Soraya García Mesa, alcaldesa de Benaoján, quien ha logrado el respaldo de varios secretarios generales municipales que contribuyeron a recatapultar al secretario general a Ferraz, pero que ahora se han desmarcado, lo que no contribuirá a la victoria «sanchista». Y ello, pese a que desde el entorno de la presidenta andaluza reconocen que es en esa provincia, junto a, sobre todo, Cádiz y Almería, donde «habría más opciones ‘a priori’, o sería más fácil, que pudiera haber partido». Por lo que respecta a Cádiz, las fuentes consultadas por este diario señalan que el «sanchista» José María Román, alcalde de Chiclana, estaría «dispuesto» a dar un paso hacia delante contra la secretaria general de los socialistas gaditanos y presidenta de Diputación, Irene García. Pero no es oficial. Lo que si lo es, es que la que fuera coordinadora de la plataforma de Córdoba por el ya secretario general, Teba Roldán, sea quien contienda contra el secretario de Organización del partido allí, Antonio Ruiz.

Por último, en Jaén, los cercanos a Sánchez no descartan que se presente un «letrado», aunque «está por ver». Queda tiempo para cerrar flecos y colmar unas expectativas que estaban altas. Aunque todos los actores en liza son conscientes de que, de partida, los contrincantes deberán reunir para llegar a serlo y concurrir a las primarias avales del 20% del censo, de acuerdo al camino que se marcó en el XIII congreso del PSOE-A, aunque directrices federales habían fijado ese listón en el 3%, pero dejando una puerta abierta a emplear el antiguo sistema del que ha tirado Andalucía. Para fuentes «sanchistas» éste «es un poco perverso en el sentido de que condiciona el voto y se presiona de alguna forma a los que tienen que emitirlo». A su juicio, los avales «deberían ser algo simbólico», aunque saben que son las reglas con las que tendrán que jugar en los tableros provinciales y que en áreas como Sevilla, con unos 10.000 militantes, «el primer éxito sería que hubiese dos papeletas», lo que supondría que «se han logrado más de 1.800 firmas con DNI a favor de Eva Patricia Bueno».