El nuevo Gobierno andaluz echa a andar

Los nervios traicionaron a dos de los consejeros que juraron guardar el secreto de las deliberaciones del "consejo de ministros”.

El nuevo Gobierno andaluz al completo

Los nervios traicionaron a dos de los consejeros que juraron guardar el secreto de las deliberaciones del "consejo de ministros”.

Es un día para el recuerdo de muchos y de intercambio de carteras. El presidente andaluz, Juanma Moreno, ha presidido la toma de posesión de su Gobierno en el palacio de San Telmo, sede de la Presidencia de la Junta. Echa así a andar el Ejecutivo, conformado por la mitad de los consejeros del PP, seis, y el resto de Ciudadanos (Cs), cinco y entre ellos cinco independientes, que tendrá que engrasar rápido circuitos para mantener el necesario equilibrio que les permita funcionar como uno solo, sin distinción de siglas, como pretende Moreno.

En el acto se han desplegado gestos que condensan el oficio político de algunos de ellos como el vicepresidente Juan Marín, el titular de la Consejería de Presidencia, Elías Bendodo, o las también populares Carmen Crespo, Marifran Carazo o Patricia del Pozo; y se han dejado entrever nervios algo más de en la dosis justa entre los nuevos en estas lides que llevaron incluso a dos de ellos, el titular de Salud y Familias, Jesús Aguirre, y la de Igualdad, Rocío Ruiz, a jurar el cargo y a afirmar que guardarán el secreto de las deliberaciones del “consejo de ministros”.

El presidente se ha dirigido a ellos para, después de aseverar que “la pelota empieza a rodar”, pedirles que se enfunden desde mañana “el mono de trabajo”. Quiere armar una imagen sobre el postulado de la unidad para superar temores de bicefalia inoperante.

Los consejeros se desplazarán ahora a sus correspondientes departamentos para hacer el correspondiente traspaso de carteras a lo largo de la jornada.