El tren del futuro se gestará en Antequera

La localidad albergará el centro de desarrollo y pruebas del Hyperloop, un sistema de transporte a través de tubos al vacío

Uno de los prototipos del Hyperloop, que se destinará al transporte de viajeros y mercancías / Foto: La Razón

La localidad albergará el centro de desarrollo y pruebas del Hyperloop, un sistema de transporte a través de tubos al vacío

La localidad malagueña de Antequera albergará el centro de desarrollo y pruebas del Hyperloop, un disruptivo sistema de transporte a través de tubos al vacío a alta velocidad. La iniciativa, financiada por la multinacional estadounidense Virgin, se basa en la idea de Elon Musk, fundador de Tesla.

El centro, cuyo valor ascenderá a 433 millones de euros, está localizado en una nave de experimentación que Adif tiene en Bobadilla; se estima que generará 250 puestos de trabajo de «alta cualificación», además de otros cientos de empleos de forma indirecta.

Este acuerdo, suscrito entre el consejero delegado de Virgin Hyperloop, Rob Lloyd, y la presidenta de Adif, Isabel Pardo, es resultado del estudio de viabilidad realizado por Virgin en nuestro país durante los últimos meses. Según informó la entidad pública española, el acuerdo permitirá desarrollar, probar y validar en España los componentes y prototipos comerciales de este nuevo sistema, dedicado al transporte de viajeros y mercancías en tubos al vacío en alta velocidad, y que podría alcanzar un máximo de 1.200 kilómetros por hora.

Adif apuntó que el desembolso de la compañía norteamericana, está «supeditado» la obtención de 126 millones de euros en convocatorias de ayudas públicas, por medio de préstamos y subvenciones de I+D+i.

Hyperloop quiere «cambiar la forma de viajar». El proyecto desplazará vehículos por medio de la propulsión eléctrica, dentro de tubos a baja presión; éstos flotarían gracias a la levitación magnética, deslizándose a velocidades similares a las de un avión. Virgin defiende que se trata de un sistema de transporte autónomo y cerrado, por lo que eliminaría así errores humanos y condiciones meteorológicas adversas. Además, al ser eléctrico, no contribuiría al calentamiento global, por su nula emisión de gases de efecto invernadero.

Adif, por su parte, destacó el «ecosistema de innovación» que el nuevo centro de Virgin permitirá generar, dado que se instalará próximo al Centro de Tecnologías Ferroviarias (CTF) que esta firma ya tiene en el parque tecnológico de Málaga, donde además tiene su sede el «hub» ferroviario constituido por unas 60 empresas expertas en distintos ámbitos de la innovación ferroviaria. De igual forma, aludió a las «oportunidades comerciales de alto valor» que fomentará la instalación de este centro para empresas que, posteriormente, podrían exportar su «know how» y sus productos a otros países donde Virgin comercialice proyectos de Hyperloop.

Según Adif, este proyecto conlleva innovación en materiales, sistemas de levitación magnética, seguridad en túneles, técnicas de electrónica, telecomunicaciones y telemática.

El pasado 19 de julio Hyperloop Technologies firmó un acuerdo con la empresa china Tongren para construir el primer hyperloop en Guizhou, una provincia del sur de China, con un primer sistema comercial de diez kilómetros. En enero el ayuntamiento checo de Brno y el eslovaco de Bratislava también firmaron un memorando para instalar este sistema de transporte.

El alcalde de Antequera, de su lado, valoró positivamente el hecho de que la localidad haya sido elegida para albergar la iniciativa. Manuel Barón aseguró que «estoy feliz, contento y es una magnífica noticia para Antequera porque generará empleo tecnológico, de calidad y de primer nivel y situará a Antequera y a la provincia de Málaga como puntera en tecnología ferroviaria en toda España».

El regidor recordó que ya en mayo el ex ministro de Fomento Íñigo de la Serna anunció que existían conversaciones «muy avanzadas» entre Virgin y Adif, algo que se ha materializado ahora con este acuerdo. En este punto, Barón apuntó que tras la moción de censura y el cambio de gobierno se produjo la salida de Juan Bravo de Adif, sustituyéndolo su número dos, Isabel Pardo, algo que le dio «bastante alegría porque es una mujer conocedora de la realidad de Adif y sus proyectos y sabía que había participado en planes» relacionados con Antequera.