El voto de calidad de Espadas permitirá aprobar el Presupuesto

Participa se abstendrá tras acceder el alcalde a asumir el «error» de 2016

Espadas y Carmen Castreño en un acto con empresarios de la Cartuja
Espadas y Carmen Castreño en un acto con empresarios de la Cartuja

Participa se abstendrá tras acceder el alcalde a asumir el «error» de 2016

Con al menos dos meses y medio de retraso, el Gobierno de Juan Espadas lleva la aprobación del Presupuesto de 2017 al Pleno del Ayuntamiento de Sevilla. Si no hay sorpresa, el alcalde socialista tendrá que recurrir a su voto de calidad algo completamente inusual para romper el empate entre los catorce votos a favor que suman PSOE (once concejales) y Ciudadanos (tres), y los catorce en contra de PP (doce) e IU (dos). Una situación inédita y que lleva al propio primer edil hispalense a reconocer «lo cara que se ha puesto la gobernabilidad de la ciudad». Participa Sevilla (Podemos) se abstendrá.

Como su admirada Susana Díaz –«sabe que me va a tener siempre a su lado», dijo ayer sobre su candidatura a la Secretaría General del PSOE–, Espadas ha encontrado en Cs una «línea de colaboración estable», pero insuficiente para gobernar. La formación naranja que lidera Javier Millán ha conseguido arañar «una bajada total del 15% del IBI hasta el final del mandato» como gran éxito. Concesiones que en el caso de Participa, y sólo para la abstención en la votación, implican como punto más relevante el reconocimiento público, y en el propio pleno, del propio Espadas o de Carmen Castreño –número 2 y presidenta del pleno– del «error» que supuso no debatir en 2016 las enmiendas del grupo verdimorado. Un error, además, que ha costado al bolsillo de los sevillanos «más de 20.000 euros» –según el concejal Julián Moreno– pagados al bufete de abogados que presentó el recurso al Tribunal Supremo para desvirtuar la sentencia del TSJA en la que se reconocía que se habían vulnerados el derecho a la participación en los asuntos públicos de Participa. El acuerdo incluye también un «esfuerzo» en la erradicación de los desahucios y los desalojos en el parque público de viviendas, ceñir los consejos de participación ciudadana al Plan Decide; y que el 10 de octubre estén ejecutadas al menos el 50% de las enmiendas introducidas en la negociación previa. «A veces una abstención es un apoyo al presupuesto», indicó el alcalde. «Cuando un tribunal no te da la razón, no hay ningún problema en aceptar y acatar la sentencia», añadió Espadas, aún esperanzado en hacer cambiar el sentido del voto de IU, muy beligerante con la gestión socialista hasta la fecha.

Los nuevos presupuestos municipales contemplan ingresos por 927,8 millones y gastos por 926 millones para el conjunto del Ayuntamiento y sus sociedades municipales y entes autónomos, y han afrontado modificaciones por valor de 19,4 millones, fruto de las múltiples enmiendas promovidas por los grupos municipales.