Griñán insiste en modificar la realidad

El presidente andaluz se enroca con argumentos ajenos a lo que realmente ocurrió en la Administración andaluza con el caso de los ERE fraudulentos

El presidente andaluz insiste, en una entrevista publicada en «El País», en una serie de consideraciones que no se ajustan a la realidad.

«No puede decirse que se nos alertó del fraude de los ERE»

Griñán, siendo consejero de Economía y Hacienda (2004-2009) recibió 15 informes de la Intervención General alertándole de grandes desfases presupuestarios y de que se estaba vulnerando el procedimiento administrativo con la fórmula elegida para el pago: la transferencia de financiación. Además de las alertas de la Intervención, las cuentas de la agencia IDEA, incluidas en la Cuenta General de la Junta, reflejaban las desviaciones presupuestarias que alcanzaron los 95 millones de euros en 2005.

«La Intervención manifestó una discrepancia en 2005 y se la envió a la Consejería de Empleo para que hiciese alegaciones. Empleo las hizo y lo mantuvo. Es en 2010 cuando la Intervención hace la segunda advertencia»

La Intervención alertó en los informes de cuentas anuales de 2001, 2002, 2003, 2006, 2007 y 2009 y en los informes de cumplimiento de 2001, 2002, 2003, 2004, 2005, 2006, 2007, 2008 y 2009.

«La Intervención manifestó discrepancias contables con el procedimiento y pidió un informe contradictorio a Empleo»

Las alertas de la Intervención se refirieron, entre otros, a los siguientes extremos. Utilización inadecuada de las transferencias de financiación. Gestión de subvenciones al margen del procedimiento ordinario de gestión del gasto público. Generación de obligaciones por encima de los créditos presupuestarios. Gestión de subvenciones prescindiendo de forma total y absoluta del procedimiento legalmente establecido. La Intervención no pidió ningún informe contradictorio a Empleo, lo que hizo fue comunicar sus auditorías a tres miembros del Gobierno de la Junta –entre ellos Griñán– y a la Agencia IDEA.

«Hacienda no tiene superioridad alguna sobre cualquier otra consejería. Sólo se puede modificar un procedimiento a partir de una decisión de la propia consejería tras una objeción de la Intervención o cuando Intervención formula objeciones para elevarlas al Consejo de Gobierno»

La Consejería de Hacienda, de entrada, se podría haber negado a incluir en los presupuestos la partida 31.L y, por supuesto, a las ampliaciones de este fondo (132 millones entre 2001 y 2010).

«La Intervención discrepó de un procedimiento como hay cientos de veces que discrepa»

Las advertencias que hace la Intervención en el caso de los ERE no son un caso más. Es la única vez en la que una partida presupuestaria ha tenido un cúmulo semejante de deficiencias e incumplimientos legales. De ahí la insistencia de la Intervención General en alertar a lo largo del tiempo de las deficiencias que se estaban produciendo con la partida 31.L gestionada por la Consejería de Empleo. En modo alguno la Junta atendió estas alertas.