Kevin Spacey: del “destierro” en Hollywood a la tuna en Sevilla

El actor, tras las acusaciones de acoso sexual, se dejó ver cantando “La Bamba” en la Plaza Nueva

El actor, tras las acusaciones de acoso sexual, se dejó ver cantando “La Bamba” en la Plaza Nueva

«El poder es como las propiedades inmobiliarias. Depende de una cosa: localización, localización, localización. Cuando más cerca estás de la fuente más alto es el valor de la propiedad», es una de las frases más recordadas de Frank Underwood, el último gran personaje de Kevin Spacey -de la serie “House of Cards”- antes de ser apartado de la esfera cinematográfica tras las acusaciones de abusos. Spacey fue visto hace un par de días en Sevilla tocando incluso “La bamba” con la Tuna de la Facultad de Derecho. La “localización” y los móviles que hoy día graban todo han hecho el resto. El actor de “American Beauty” es hoy un fenómeno en las redes y Sevilla tiene un nuevo (involuntario) embajador -para bien o para mal- del turismo.

Spacey se encontraba en el bar de homónimo nombre a la céntrica plaza del Ayuntamiento, en la que el Real Betis celebra sus éxitos. La Tuna de Derecho, según han relatado sus componentes en las redes, reconoció al dos veces “oscarizado” actor, quien acabó cantando y tocando la guitarra española -o haciendo como que toca- en plena plaza al ritmo de “La Bamba”, un tema, por cierto, que ayudará seguir confundiendo al público norteamericano sobre las relaciones México-España.

Kevin Spacey, encubrando en la etapa final de su carrera con “House of Cards” y en el ostracismo desde que fue acusado de abusos, reaparece tras los hechos de 2016, fecha de su “destierro” de Hollywood. El propio actor grabó un video caracterizado como Frank Underwood defendiendo su inocencia. El pasado julio, no obstante, los fiscales de EE UU retiraron los cargos por agresión sexual después de que el hombre que le acusó se negara a testificar y pidiera la desestimación voluntaria de la demanda por “conducta sexual explícita y conducta lasciva”, en palabras de su abogado Mitchell Garabedian. En el juicio mediático, en cualquier caso, Spacey fue “condenado” como un “depredador sexual” y apartado de sus cintas, incluso borrado digitalmente y sustituido en alguna por estrenar. En octubre de 2017, el actor Anthony Rapp también lo acusó de intentar seducirlo en 1986 cuando sólo tenía 14 años. «Veamos si te quedas en el rebaño o te unes a la jauría», rezaba Underwood en «House of Cards». De turismo, Spacey se queda con la tuna.