La Agencia IDEA es una ruina

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

La Agencia IDEA es un ente instrumental de la Junta de Andalucía a las órdenes de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empleo. Heredera del antiguo IFA, gestiona programas y proyectos de la consejería a la que está adscrita y otorga todo tipo de incentivos a empresas de la comunidad y proyectos que quieran implantarse en la región. Esa es la filosofía que motivó su creación y la que debió guiar todas sus actuaciones desde su constitución. Los hechos demuestran que no ha sido así, y que ha servido para sortear los controles administrativos, poniendo toda su capacidad de influencia en el tejido productivo andaluz al servicio de los intereses políticos de los sucesivos Gobiernos de la Junta.

El escándalo de los avales que investiga la juez Mercedes Alaya es un ejemplo más de la opacidad y arbitrariedad que ha caracterizado el funcionamiento de la Agencia IDEA en los últimos años. La empresa pública ha empleado el dinero público con falta de rigor, toda vez que ha facilitado herramientas de liquidez a sociedades que han presentado posteriormente concurso de acreedores o problemas de solvencia para devolver los créditos. Si existe consenso en señalar que ha habido entidades financieras que han cometido excesos que han puesto en una situación delicada el sistema financiero, es fácil concluir que las actuaciones de la Agencia IDEA también han perjudicado las finanzas de la Junta de Andalucía. La concesión de avales superando los límites establecidos en la Ley de Presupuestos no es sólo una presunta ilegalidad, sino también una temeridad. Disponer de 18 millones de euros y elevar la suma a 71 millones e incluir, entre las empresas beneficiarias, a algunas que no estaban al día en sus obligaciones ni con la Seguridad Social ni con Hacienda constata que IDEA ha sido una ruina para los andaluces. Excepto para los amigos del poder.