La fusión de los hospitales de Huelva copa los juzgados

La Fiscalía admite la denuncia por prevaricación contra el director de ambos centros y el TSJA rechaza parar cautelarmente la unificación

El hospital Juan Ramón Jiménez, inmerso en varios procesos judiciales a cuenta de su fusión con el centro Infanta Elena
El hospital Juan Ramón Jiménez, inmerso en varios procesos judiciales a cuenta de su fusión con el centro Infanta Elena

La Fiscalía admite la denuncia por prevaricación contra el director de ambos centros y el TSJA rechaza parar cautelarmente la unificación

La fusión de los hospitales onubenses Juan Ramón Jiménez e Infanta Elena sigue generando controversia. La Fiscalía de Huelva ha admitido a trámite la denuncia presentada por los sindicatos de auxiliares de enfermería y médico contra el director gerente de ambos centros, Rafael Vargas, por un presunto delito de prevaricación. La denuncia se presentó el pasado 9 de marzo y se basa en los hechos protagonizados por el propio Vargas, con ocasión de la denominada fusión hospitalaria, previos a la publicación de la orden de 21 de noviembre de 2014, por la que se creó el Complejo Hospitalario Universitario de Huelva (CHUH). Cabe recordar que una sentencia anterior aseguraba que Vargas actuó «de forma unilateral y al margen del ámbito de sus competencias», pues en sus actos no tuvo intervención «ni la Consejería de Salud ni el Consejo de Gobierno de la Junta ni sindicatos y profesionales».

Sin embargo, por otro lado, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha rechazado la petición del Sindicato Médico, de enfermería (Satse) y de auxiliares de enfermería (SAE) para que se tomaran medidas cautelares y se paralizara dicho proceso de unificación. En un auto emitido por la sección primera de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJA, el juez deniega la suspensión cautelar solicitada.

La Junta, en este sentido, lamenta la campaña de estos tres sindicatos en contra del procedimiento de unificación y que para ello trasmitan «una imagen de la sanidad pública onubense que para nada se corresponde con la realidad».