«La Junta hizo oídos sordos y miró para otro lado con los ERE», según el exinterventor

El exinterventor de la Junta de Andalucía Manuel Gómez Martínez ha llegado a las diez menos veinticinco de esta mañana al Supremo para declarar
El exinterventor de la Junta de Andalucía Manuel Gómez Martínez ha llegado a las diez menos veinticinco de esta mañana al Supremo para declarar

El exinterventor de la Junta de Andalucía Manuel Gómez Martínez declaró hoy, durante dos horas y media ante el magistrado del Tribunal Supremo Alberto Jorge Barreiro, quien instruye la causa del fraude de los ERE, respecto a los aforados -entre otros los ex presidentes de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves y José Antonio Griñán, que «durante diez años se ha hecho oídos sordos» a las irregularidades que la intervención puso de manifiesto a lo largo de quince informes sobre las irregularidades en el sistema utilizado para la concesión de ayudas sociolaborales a trabajadores de empresas afectadas por expedientes de regulación de empleo.

Durante esos años, «se ha mirado para otro lado», aseguró a su salida del Tribunal Supremo. En su comparecencia sólo contestó a las preguntas del instructor de la Fiscalía y de la acusación popular, ejercida por Manos Limpias, pero ninguna de las Defensas. Desde los abogados de las Defensas sostienen que Gómez ha reconocido que en ningún momento hubo malversación de fondos públicos y que tampoco realizó informes de actuación en los que se advirtiese de la ilegalidad del sistema de ayudas empleado.

Esos informes, sostienen los defensores, sí advertían de que el procedimiento administrativo que se seguía no era el correcto y que se debían tomar medidas correctoras, pero en ningún caso sostenía la ilegalidad de dicho sistema.