La «palanca del cambio» de IU se desinfla en Sevilla

El uso de la bicicleta pública descendió un 18% a lo largo de 2013

El 9% de los desplazamientos en la capital andaluza, a pedales
El 9% de los desplazamientos en la capital andaluza, a pedales

El Plan Andaluz de la Bicicleta es la gran apuesta de Izquierda Unida junto al bipartito. La Junta de Andalucía se propone que en 2020 haya más de 5.000 kilómetros de carril bici en la comunidad. La inversión ascenderá a 421 millones de euros y se centrará hasta 2017 en las vías de las ocho capitales, Algeciras y Jerez. Sevilla es la referencia, donde ya hay 243,8 kilómetros y se pretenden crear 242,4 más. «La bici es la palanca del cambio de modelo productivo», llegó a decir la consejera de Fomento, Elena Cortés, esgrimiendo que «Sevilla ganó el debate de que la bicicleta no es una cuestión de tiesos», tras lograr que un 9% de los desplazamientos se hagan a pedales, el objetivo ahora en el resto de capitales. Alcanzar la meta de un 15% en la capital andaluza no parece hoy algo factible a tenor de los últimos resultados ofrecidos por Sevici, el servicio público de alquiler de bicicletas implantado en 2007. El balance hecho público por el Servicio de Proyectos y Obras de la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento hispalense arroja en 2013 un llamativo decrecimiento en el uso de la bicicleta pública del 17,6% respecto al año anterior.

El dato resulta tan sólo indicativo de la evolución de los desplazamientos, pues se estima que los usuarios de Sevici representan el 30% del total, según un estudio realizado por Sibus (Sistema Integral de la Bicicleta de la Universidad de Sevilla). No obstante, el porcentaje antes mencionado choca: durante 2013 se realizaron un total de 4.211.589 alquileres de bicicletas, lo que supone un descenso de 741.825 alquileres respecto a 2012, en el que se realizaron 4.953.394.

Estos guarismos vienen acompañados de un descenso en el número de abonados de larga duración. «El año 2012 acabó con 51.251 abonados y en el año 2013 la tendencia fue a la baja, con una gráfica de pendiente constante, con repuntes en septiembre (inicio de cursos y actividades) y en diciembre, acabando con 44.797, lo que se traduce en 6.454 abonados menos, representando porcentualmente un 12,6% menos», explica la memoria.

Las justificaciones empleadas en el informe tienen una credibilidad relativa. Se asegura que «esta bajada en el número de abonados se puede achacar a dos motivos: la crisis económica, que ha afectado enormemente a toda la población y, en particular, al sector poblacional que utiliza más a menudo la bicicleta como medio de transporte». Y el segundo hace referencia a que el sistema «está buscando el punto de equilibrio para que la movilidad urbana mediante la bicicleta sea sostenible». El caso es que la crisis ya afectaba igual o más en años anteriores y no se ha producido ningún boom en la compra de bicis. Como un tercer hándicap, el informe hace mención a la meteorología adversa, especialmente en el mes de marzo, cuando se redujeron a la mitad los alquileres de años atrás. Sea como fuere, el dato real es que el número de abonados ha retrocedido a cifras de 2009.

El informe defiende la «hipótesis» de que el ciclista en Sevilla está pasando a comprar su bicicleta privada y a usar más ocasionalmente la bicicleta pública, lo que a juicio del Ayuntamiento refleja la «efectividad de la función del servicio de Sevici en cuanto a tránsito de la bicicleta pública a la privada; y al fortalecimiento de la sostenibilidad del sistema».

El descenso en la rotación de la bicicleta también baja un 10,4%, mientras que se mantiene la proporción del uso en día laborable (81%) y el festivo (19%). 3.409.870 préstamos se produjeron en día laborable y 801.699 en los festivos.

En diciembre de 2013, Sevici contaba con 2.571 bicicletas, 2415 en servicio y 156 en revisión, con un total de 260 estaciones y 5.163 puntos de anclaje para realizar los préstamos o devoluciones.

Otra visión, la del usuario, refleja el incremento del coste como uno de los factores que ha influido en el balance final. La oposición, especialmente IU, cree que Zoido no hace todo lo necesario para incentivar la bicicleta, un proyecto original de la etapa de Torrijos en el Ayuntamiento de Sevilla.

Paralelamente, ayer la organización de ciclistas «A Contramano» manifestó que el propósito del Gobierno local de reducir de 20 a 15 kilómetros por hora la velocidad máxima permitida para la circulación en bici «sería en la práctica imposible de aplicar» e implica «una fuerte carga simbólica de desprestigio y menosprecio hacía la comunidad ciclista».