Los vecinos se echan a la calle tras 50 días de huelga en El Coronil

Guerrero recurre a Tragsa y el SAT carga contra Griñán

Miembros del SAT, retirando basura de las puertas del centro de salud de El Coronil; por contra, impiden los servicios mínimos
Miembros del SAT, retirando basura de las puertas del centro de salud de El Coronil; por contra, impiden los servicios mínimos

Toneladas de basura. El Coronil supera ya los 50 días de huelga de limpieza y los vecinos saldrán hoy a la calle para reclamar el fin del conflicto. El pulso entre el alcalde, el socialista Jerónimo Guerrero, y el SAT, liderado por Diego Cañamero, prosigue; con los residentes como «rehenes».

Toneladas de basura. El Coronil supera ya los 50 días de huelga de limpieza y los vecinos saldrán hoy a la calle para reclamar el fin del conflicto. El pulso entre el alcalde, el socialista Jerónimo Guerrero, y el SAT, liderado por Diego Cañamero, prosigue; con los residentes como «rehenes».

Según Guerrero, se trata de entre «80 y 100» las toneladas de basura que esperan su recogida, ya que el Ayuntamiento negocia con la Delegación del Gobierno que Tragsa, a través de una encomienda de gestión, asuma los servicios mínimos, recogió Europa Press. El Juzgado mixto número cuatro de Utrera continúa con las diligencias incoadas por la denuncia del Gobierno municipal contra el SAT. El alcalde ha solicitado de nuevo a la Consejería de Salud que declare la situación de «riesgo sanitario».

El sindicato aseguró ayer que «el Ayuntamiento ha gastado casi tres veces más de lo que hubiera costado activar la bolsa de empleo». «El coste de activar la bolsa no supera los 25.000 euros, que además se reinvierte en el municipio por las contrataciones de personas en paro», informó ayer el Sindicato Andaluz de Trabajadores. El SAT cifra en 63.000 euros (5.000 del desplazamiento de maquinaria de Tragsa el 8 de febrero, 20.000 por la recogida por alerta sanitaria el 11 de febrero; y 38.000 por la tasa que deja cobrar el Ayuntamiento en enero y febrero) el gasto municipal «al negarse a cumplir el alcalde su promesa de reactivar la bolsa».

Los promotores de la huelga hablan de «castigo». «Detrás de esta maniobra está Griñán, que busca venganza política contra el SAT por convocar las ocupaciones de fincas que la Junta puso a la venta, por las marchas obreras de este verano, por rodear el Parlamento, por criticar la medalla que le dieron a la Duquesa de Alba, por convocar la manifestación del 28 de Febrero contra todos los recortes, los del PP y también los de aquí, por exigir transparencia en el escándalo de los ERE», especificó el partido.