Mata acusa a Aguayo, Ávila y Recio de prometer un ERE antes de las elecciones

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Francisco Javier Guerrero salió de la Junta y todo siguió igual. A preguntas del abogado del ex director general de Trabajo y Seguridad Social, el dueño de Uniter José González Mata admitió que tras la salida de su defendido de la Administración andaluza, se firmaron dos pólizas: Santana y Astilleros. En ellas participó por parte de la Junta de Andalucía Luis Nieto, actual viceconsejero de Innovación, Ciencia y Empleo. Nieto es persona de confianza del consejero Antonio Ávila y ha trabajado en el equipo de José Antonio Griñán cuando el actual presidente era responsable de Economía y Hacienda. En esos años (2004-2009) fue secretario general técnico.

Asimismo, antes de las últimas elecciones autonómicas, los consejeros Carmen Martínez Aguayo, Manuel Recio y Antonio Ávila impulsaron una póliza y se comprometieron a que la Junta la asumiría en una asamblea de Linares Futuro, del ERE de Santana Motor, todo ello en periodo preelectoral. El papel negociador de Francisco Javier Guerrero, según testificó el imputado, fue asumido por Luis Nieto.

Estas declaraciones fueron contestadas públicamente por el Ejecutivo andaluz, algo inusual hasta ahora. La Consejería aseguró que es «falso» que el consejero de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, Antonio Ávila, y otros consejeros mantuvieran una reunión con González Mata en la que aseguraran que la Junta de Andalucía se iba a hacer cargo de todas las pólizas, así como que el viceconsejero de dicho departamento, Luis Nieto, haya autorizado las pólizas relacionadas con ERE en Santana Motor y con el Parque Auxiliar de Astilleros de Huelva.

González Mata también aportó nuevos datos a preguntas de los letrados del PP. El administrador de la mediadora Uniter indicó que en el ERE de la Faja Pirítica el Gobierno central impuso requisitos para el pago de las pólizas, mientras que en los casos en que los expedientes dependían de la Junta no se exigía ninguno. González Mata manifestó entre las personas con que negoció a Guerrero, Luciano Gómez y Salvador Mera, así como a Juan Márquez y Daniel Alberto Rivera, que siguieron trabajando «igual» que el ex director general de Empleo. Los dos últimos sucedieron a Francisco Javier Guerrero en el puesto de director general y también están imputados en la causa.

Guerrero, contra Aguayo

Por otra parte, el exdirector general de Trabajo y Seguridad Social Francisco Javier Guerrero aseguró ayer en una entrevista en La Sexta que se siente «chivo expiatorio» de la Junta.

El ex alto cargo señaló que desconoce si José Antonio Griñán conocía el procedimiento de concesión de las ayudas vinculadas a los ERE, pero dejó claro que «su viceconsejera –y actual consejera de Hacienda y Administración Pública, Carmen Martínez Aguayo– sí lo conocía». Ella recibió los informes de Intervención.