Muere un bebé de 15 días de tos ferina en Málaga

Los ginecólogos aconsejan a las madres vacunarse entre la semana 27 y 36 de gestación. En España se dan cerca de cinco muertes al año en menores de tres meses

Entrada de Urgencias del Hospital Materno Infantil de Málaga
Entrada de Urgencias del Hospital Materno Infantil de Málaga

Los ginecólogos aconsejan a las madres vacunarse entre la semana 27 y 36 de gestación. En España se dan cerca de cinco muertes al año en menores de tres meses

La madre asegura que había acudido a una farmacia en busca de la vacuna de la tos ferina y no la consiguió; también al centro de salud, pero tampoco se la proporcionaron. Su bebé murió a los 15 días de nacer en la UCI del Hospital Materno Infantil de Málaga por tos ferina, tras las complicaciones provocadas por la enfermedad, según confirmó la Delegación Territorial de Salud de la Junta de Andalucía, una enfermedad que hasta ahora se consideraba casi erradicada, pero que en los últimos años ha experimentado un repunte. De ello ya alertó la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) hace un año después de elaborar un estudio de prevalencia de la enfermedad. Es por esto por lo que se estableció la recomendación de vacunar a todas las gestantes para evitar contagios en neonatos.

«Ha habido un aumento de casos porque hay mujeres procedentes de otros países que no se han vacunado o bien por la tendencia que hay a no vacunar», explica José María Lailla, catedrático de Ginecología de la Universidad de Barcelona.

Lailla explica que en los hospitales catalanes la vacunación contra esta enfermedad se realiza de forma sistemática en la semana 28 de gestación en todos los hospitales, coincidiendo con el inicio del tercer trimestre. De hecho, el ginecólogo recomendó a la madre que ha perdido a su bebé vacunarse durante la gestación para así transmitir los anticuerpos que protegieran al pequeño de padecer la enfermedad durante el período neonatal. En concreto, hay siete comunidades autónomas que recomiendan la vacunación entre la semana 27 y 36 de gestación (Cataluña, Asturias, Navarra, Valencia, País Vasco, Canarias y Extremadura) después de que se haya observado que la incidencia de casos haya aumentado en España en los últimos años hasta alcanzar los 325 casos por cada 100.000 habitantes en menores de 30 días de vida. Ayer, la Comisión Asesora de Vacunas de Andalucía y el Servicio de Vigilancia Epidemiológica analizaba la viabilidad de modificar la pauta de vacunación para 2016 y suministrar la vacuna de la tosferina a mujeres embarazadas para prevenir al bebé desde su nacimiento.En otros países europeos, como Reino Unido, también se sigue esta misma recomendación.

L a Junta de Andalucía descarta que se esté produciendo un brote por el caso ocurrido en Málaga y ayer los farmacéuticos se extrañaban de las dificultades de abastecimiento que aseguraba haber tenido la madre a la hora de obtener la vacuna. «La conseguimos de un día para otro e incluso hay un servicio para pedidos urgentes», explicaron a LA RAZÓN varios farmacéuticos consultados de Málaga y de otros puntos de España.

Además, no existe una vacuna sólo de la tos ferina, se comercializa en combinación con la de la difteria y el tétano. Se encuentra en el calendario vacunal, pero no se administra hasta los dos meses de vida. Después se inyectan nuevas dosis a los cuatro, seis y dieciocho meses. La dosis de recuerdo se pone en los centros de salud a los seis años. La tos ferina puede ser mortal en un bebé por la infección de las vías respiratorias causadas por la bacteria «Bordetella pertussis». Se contagia por contacto directo con secreciones respiratorias o a través de la saliva y tiene un periodo de incubación de nueve a diez días. Francisco Álvarez, portavoz del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría, aseguró a EP que en la mayoría de los casos esta enfermedad se manifiesta como un catarro «con un cuadro de tos y dificultad respiratoria que se suele prolongar durante más de una semana. A veces puede desarrollarse una tos ferina maligna que requiere el ingreso hospitalario y puede provocar hasta la muerte al paciente». Según el experto, entre los años 2007 y 2012 en España se ha registrado una media de casi cinco muertes al año, todas ellas en menores de tres meses.