PSOE y C’s taponan el debate de sanidad pese a las mareas

Tumban la propuesta que apoyó el resto de la oposición, que los acusó de «amordazar» al Parlamento y de hacer oídos sordos al clamor ciudadano que inunda las calles

La Diputación Permanente del Parlamento andaluz debatió ayer sobre varias propuestas de los grupos
La Diputación Permanente del Parlamento andaluz debatió ayer sobre varias propuestas de los grupos

Tumban la propuesta que apoyó el resto de la oposición, que los acusó de «amordazar» al Parlamento y de hacer oídos sordos al clamor ciudadano que inunda las calles

¿Quién se quiere apropiar de qué bandera y para qué? Cada vez es más difícil contestar a estos interrogantes si se escucha a los distintos portavoces de los partidos en el Parlamento andaluz, pero lo que son incontestables son los hechos, y ayer PSOE-A y Ciudadanos (C’s) impidieron con sus votos que la Cámara celebre un pleno extraordinario para abordar la situación de la sanidad pública en la comunidad, como habían pedido Podemos e IULV-CA. La misma alianza, la de PSOE y C’s, frenó también la propuesta del PP-A de llevar a cabo una sesión extraordinaria del pleno en la que el consejero de Salud, Aquilino Alonso, diera explicaciones sobre la política de contratación de suministros de medicamentos en el Servicio Andaluz de Salud (SAS).

Las gotas de las multitudinarias protestas de las denominadas mareas blancas de las últimas semanas parecen no haberles calado. Durante el debate sobre esas propuestas que se produjo en la Diputación Permanente –órgano de guardia en periodos inhábiles de la Cámara como enero– el portavoz del PSOE-A, Mario Jiménez, lanzó que le resultaba llamativa la foto en las manifestaciones de PP-A, Podemos, IU y Vox «de la mano», y preguntó a los representantes de la formación morada y de la federación de izquierdas si respaldaban los movimientos de «determinados personajes», en clara alusión al médico Jesús Candel, «Spiriman», contra los representantes legítimos de los trabajadores sanitarios. Con todo, Jiménez defendió que el Gobierno autonómico no hace oídos sordos al clamor de los ciudadanos en la calle y sabe que aún hay «problemas», aunque éstos no merezcan un pleno extraordinario.

El presidente y portavoz de Ciudadanos en la Cámara, Juan Marín, por su parte, justificó la postura adoptada por su grupo en su forma de actuar. Su partido, dijo, «siempre hace lo mismo», esto es: pregunta, escucha y si no le gustan las respuestas, actúa y «no va a rebufo de lo que el PP y Podemos pretenden hacer en el Parlamento de Andalucía». No precisó a qué se refería, pero sí recordó que la formación naranja ya pidió la comparecencia en pleno del titular de Salud. «Si lo vamos a tener el día 2 y 3 de febrero, ¿hacemos un pleno extraordinario el 1? No nos parece de recibo», deslizó. La Junta adelantó luego que la comparecencia de Alonso será de hecho el día 1 y el líder regional de C’s insistió en la idea de que si después de la intervención del consejero entienden que «las explicaciones» y las «soluciones» que la Junta «debe dar a la situación de la sanidad pública andaluza» no son de su «satisfacción», podrán plantear «otro tipo de acciones en el ámbito parlamentario». ¿Cómo cuáles? «Un pleno extraordinario con acuerdos de resolución, donde esas propuestas sí tengan algún tipo de efecto», avanzó.

Al margen de C’s, el resto de los grupos de la oposición defendieron que el Parlamento no puede mantenerse «al margen» de las masivas protestas ciudadanas por la mejora de la sanidad, aunque en enero sus señorías estén a medio gas. En concreto la portavoz del PP-A en la institución, Carmen Crespo, censuró que PSOE y C’s hayan vuelto a «amordazarla», al rechazar el debate monográfico sobre sanidad, «dando la espalda» a «las mareas». Según desveló, su partido trasladó a la Diputación Permanente que existían «130.000 razones» para abordarlo, que «son los manifestantes de estos días en las ciudades de Andalucía en defensa de la sanidad pública». Para el portavoz de IU, Antonio Maíllo, un debate sobre el asunto que «evite la demagogia» y que «dé respuesta» a las demandas de los ciudadanos también era necesario. Es más, apuntó que su formación ya lo pidió el pasado agosto porque «con la sanidad no se juega». En la misma línea, la portavoz de Podemos, Esperanza Gómez, abogó por la oportunidad de celebrar tanto ese pleno «sosegado» como otro sobre la situación de la infancia y de la adolescencia, propuesto de forma conjunta por su formación e IU, que también fue rechazado, gracias a lo votado por PSOE-A y Ciudadanos.