Roca: un interno «voluntarioso» que juega al ajedrez

El presunto cerebro de la mayor trama de corrupción conocida en España, Juan Antonio Roca, que ya ha cumplido las tres cuartas partes de su condena por el «caso Saqueo» sin disfrutar de un permiso, es un interno voluntarioso que aprovecha su tiempo libre para hacer deporte y jugar al ajedrez.

El interno es participativo, estudia idiomas, acata las normas, no es conflictivo y es «voluntarioso» en su actividad laboral diaria de limpieza común como auxiliar de módulo, por lo que «la evolución del interno es positiva», pero no ha sido suficiente y, una vez más, se le ha denegado el permiso carcelario. En su conducta colectiva tiene la consideración de «líder», pero el juez deja claro que «sin que esto interfiera en el normal desenvolvimiento de la actividad diaria modular». Por llevar más de siete años en prisión muchos juristas pensaban que en esta última petición Roca conseguiría disfrutar de un permiso carcelario al cumplir todos los requisitos necesarios, extremo que se confirma en el propio auto de denegación, aunque se le ha vuelto a rechazar.

El juez de Vigilancia Penitenciaria adscrito a la Audiencia Nacional ha desestimado el recurso presentado por el interno contra el acuerdo de la Junta de Tratamiento donde se le denegaba el permiso ordinario, según el auto, al que ha tenido acceso Efe.

El escrito judicial es claro. «Los requisitos objetivos para la concesión del permiso se cumplen: buen comportamiento en prisión y superación en exceso de una cuarta parte de su condena». Ahora bien, la naturaleza de los delitos cometidos por Roca y las causas pendientes han sido el escollo con el que se ha encontrado el que fuera «jefe» de todos los asuntos urbanísticos de Marbella.